Nuestra libertad

La dinámica sociopolítica mundial y la guerra por el dominio digital en la arena conocida como internet, nos motiva a no callar nuestras ideas y pensamientos, mucho menos, ante un mundo en el que los problemas y las injusticias, perduran y se vuelven una constante para la mayoría.