Sin maíz no hay tortilla y sin maíz no hay tacos

La convivencia de los mexicanos y el maíz es tan cotidiana que pocas veces valoramos lo extraordinario que es esta especie. Al domesticarse ha estado presente durante aproximadamente 8 000 años, es decir, han sido 8 000 años de historia, convivencia, evolución, tradición, cultura, gastronomía, y diversidad que se nos heredó a través de una planta silvestre llamada teocintle.

Somos

Te has desprendido de mí y ahora eres el alma que danza con el mundo, el alma que le hace el amor al mundo, el alma que nada, come y marcha junto con el mundo hacia el horizonte