Categoría: Cultura y Arte

La santa censura

La iglesia resonaba con voces rezando en una lengua ajena, pronunciando palabras que rebotaban entre el humo del copal y la luz de las velas. No había una banca a la vista, pero sí imágenes de santos y vírgenes alineadas en las paredes, enfilados para recibir la adoración de los creyentes.