Editorial

Aprendizajes sobre masculinidades en los Olímpicos

Atletas como Biles y Daley han regalado al mundo el recordatorio de que los hombres pueden ir más allá de las masculinidades machistas que les han impuesto desde siempre, rompiendo con el estereotipo del «hombre duro» que no tiene la capacidad de sentir, ni expresar, ni hacer lo que más le gusta con tal de encajar en los márgenes del mundo patriarcal

por Editorial

Fue el clavadista británico, Tom Daley, ganador de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, quien, durante una pausa en la competencia, decidió hacer una de las cosas que más le gusta: tejer.

Y más allá de cualquier debate, es claro que Daley regaló al mundo el recordatorio de que los hombres pueden ir más allá de las masculinidades machistas que les han impuesto desde siempre, rompiendo con el estereotipo del «hombre duro» que no tiene la capacidad de sentir, ni expresar lo que realmente siente, ni hacer lo que más le gusta con tal de encajar en los márgenes del mundo patriarcal.

El atleta comenzó a tejer a mediados del 2020, regalando a su esposo e hijo sus creaciones. Hoy en día, por medio de subastas, las vende para apoyar a niñas y niños con cáncer, recordando a su padre, Robert Daley, quien falleció en 2012 a consecuencia de esta enfermedad.

Por su parte, Simone Biles, la gimnasta estadounidense ganadora del bronce en esta justa, recordó al mundo la importancia de la salud mental, priorizando su bienestar en vez de una competencia que agobia de distintas formas a quienes participan en ella.

«Tenemos que proteger nuestras mentes y nuestros cuerpos, y no solamente salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos»

Simone Biles

Y este fue un mensaje que a los hombres, a quienes se les empuja a vivir una vida en aislamiento emocional, ensimismados por las ideas como las del <<no sentir y aguantar>> cae como anillo al dedo. Si bien Biles habló para todas y todos los atletas, desde la reflexión de las masculinidades ella abre la puerta a no dejar que estas dominen no solo las competencias olímpicas, sino la vida.

De hecho, el propio Tom Daley,  ha declarado que precisamente utiliza el tejido como espacio de calma frente al estrés y presión que existe en el entorno deportivo, creando con ello ropa, figuras y accesorios. Con ello, se sumó a reconocer la importancia de tener buena salud mental y con ello, hacer otras actividades para estar bien consigo mismo.

Lastimosamente, los ejemplos también provienen de todas direcciones. Fue el tenista Novak Djokovic, quien, tras tocar el tema, declaró que “la presión es un privilegio y sin ella no existiría el deporte profesional», haciendo alusión a la situación de Biles. «Si tu objetivo es estar en la cima de tu deporte, lo mejor es que comiences a aprender a lidiar con la presión y los momentos difíciles, tanto en la pista como fuera de ella», sentenció. Posteriormente, durante estos mismos juegos, el deportista tuvo un ataque de ira, rompiendo su raqueta a los ojos de un mundo.

Estos escenarios dejan otro tema claro a todos los hombres: la ira cargada de ansiedad puede provenir de la falsa idea de que somos imbatibles y que, tan solo por ser hombres, no pueden permitirse ser vulnerables y deben <<resistir y aguantar todo>>.

Acerca de las muchas otras más masculinidades machistas que giran entorno a esta justa olímpica, el colectivo de deconstrucción, demachosahombres, ha publicado material para esta reflexión:

Foto de portada: Instagram de Tom Daley

Texto de Ray Ricárdez

Categorías:Editorial

Etiquetado como:,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s