Sociedad y Política

El camino de la mujer de negocios mexicana

Photo by Christina Morillo on Pexels.com

Es muy importante que como sociedad empecemos a generar conversación sobre el rol de las lideresas de negocios en México. Hablemos de ellas y con ellas, conozcamos sus trayectorias y compartamos sus éxitos

por María Paula Aguilar / @mapaula_ag

En el marco de la conmemoración del Día de la Mujer es importante recordar que los derechos de las mujeres trabajadoras, así como la igualdad, justicia, paz y desarrollo femenino son su razón de ser y el motor de las movilizaciones y luchas actuales.

En este sentido, las movilizaciones femeninas por los derechos civiles que se remontan a la revolución francesa en el siglo XVIII o los movimientos de las trabajadoras del sector textil desde mediados del siglo XIX y durante el siglo XX, componen la herencia y el bagaje que las mujeres representamos fuera y dentro de la fuerza laboral. No obstante, hay un largo camino por recorrer.

Te puede interesar: Niñas y mujeres en la ciencia, el perfil de Cecilia Anaya

En el caso de México, según la investigación de Catalyst Quick Take: Women in the Workforce – Mexico (June 30, 2020)[1] las estadísticas son contundentes:

  • 75% de las mujeres con un título universitario no tienen un trabajo en la economía formal.
  • Solo 1 de cada 200,000 mujeres que entran a la fuerza laboral, llegarán a la C-Suite.
  • La brecha de género en promociones es mayor en los niveles jerárquicos más altos con solo el 8% de mujeres promovidas a posiciones de vicepresidente senior y 3% a posiciones en el comité ejecutivo. Para los hombres siendo de 21% y 18% respectivamente.
  • En 2018, solo 6% de las posiciones de dirección son mujeres.
  • Las mujeres ejecutivas ganan aproximadamente 22% menos que sus contrapartes hombres.

De forma estructural, los números significan que no hay una igualdad de oportunidades; que como mujer estudiar una carrera universitaria no es garantía y que para el porcentaje que sí logra incorporarse, la probabilidad de crecer y gozar de los beneficios en paridad con sus contrapartes hombres, es casi nula.

Sin embargo, esto no elimina que existe una realidad alternativa. Está demostrado por estudios del Fondo Monetario Internacional que la reducción de la brecha de género aporta mayor conocimiento y habilidades dentro los diferentes procesos productivos lo que podría representar incrementos en la productividad, así como incrementos salariales. Por otro lado, el Bank of America ha estimado que la eliminación de la brecha de género sumaría entre 12 y 28 billones de dólares en 2025, lo que equivale a la riqueza de Estados Unidos y China juntos.

Y dentro de este escenario alternativo, ha habido y actualmente, hay mujeres que se están encargando de construir y fortalecer ese camino de justicia para las generaciones que les precedemos. La semana pasada tuve la oportunidad de participar en un foro donde escuché la experiencia profesional y de vida de lideresas “C-Suite” en importantes compañías en México y Colombia. En este espacio, Irene Espinosa, subgobernadora del Banco de México; Ana Sofía Sánchez, CEO de Waze México; Luz María Gutiérrez, CEO de G500 y Marcela Torres, CEO de Uber Colombia compartían su experiencia y trayectoria y coincidían en múltiples temas.

La eliminación de la brecha de género sumaría entre 12 y 28 billones de dólares en 2025, lo que equivale a la riqueza de Estados Unidos y China juntos

En primera instancia, la seguridad del impacto positivo de la disminución de la brecha de género. Pero también, en los múltiples retos a los que nos enfrentamos como profesionistas y como participes de una sociedad en que los roles de género siguen vigentes. En ese sentido, me gustaría compartirles una lista de los principales aprendizajes que me llevé, así como un poco de mi experiencia:

  1. Confía en tus capacidades

Por muy cliché que suene, las CEO de estas importantes compañías coincidían en haber estado o haber dado mentoría a otra mujer que en algún momento tuvo frente a si misma un reto laboral importante y pensaron en evitarlo por creer que no serían capaces de manejarlo y concretarlo. De igual forma, coincidieron que en aquellos casos en que sí los aceptaron, fueron un parteaguas para sus carreras.  

  • Busca un mentor o mentora

No es imposible aprender de la experiencia ajena. De hecho, es recomendable que tengas una o varias personas a quienes acudir, que ya hayan recorrido el camino que empiezas, para echar mano de sus conocimientos.

  • Identifica y construye tu red de apoyo

Personalmente considero que debemos dejar de lado la narrativa de que ser una mujer exitosa y tener una familia es significado de fracaso en alguna de las dos áreas. Y en este sentido las CEO comentaban lo importante que es tener una pareja con quien las responsabilidades del hogar estén compartidas equitativamente. De igual forma, aprender a pedir y a aceptar ayuda en las esferas personales y profesionales.

  • Haz networking

Irene Espinosa, subgobernadora del Banco México, recomendaba favorecer este tipo de dinámicas no solo entre las mujeres en puestos directivos, sino también en los primeros niveles de las organizaciones para favorecer el empoderamiento de toda la estructura.

  • Levanta la mano

Si existe una oportunidad que te interesa no dudes en hacerlo notar. Clarifica tus metas e intereses de forma personal y luego proyéctalos hacia el exterior. Compártelos con tus colegas y superiores. Actualmente es fácil echar mano también de los medios digitales para crear y fortalecer tu marca personal.

De igual forma, me parece muy importante que como sociedad empecemos a generar conversación sobre el rol de las lideresas de negocios en México. Hablemos de ellas y con ellas, conozcamos sus trayectorias y compartamos sus éxitos. Generemos referencias para las mujeres que empiezan su carrera. Con este propósito, en esta conmemoración, estaré colaborando con Libertad de Réplica para compartir periódicamente durante este mes los perfiles de las mujeres más importantes en nuestro país.

En conclusión, si bien las limitantes estructurales son desalentadoras, incidamos desde nuestras trincheras para aportar y acelerar la erradicación de la brecha de género en México y América Latina. No veamos las cifras como un indicador más de lo imposible que es, sino como un mar de oportunidades para ganar terreno desde la colectividad. Que nadie nos ceda nada, ocupemos y reclamemos los lugares que nos pertenecen.


[1] https://www.catalyst.org/research/women-in-the-workforce-mexico/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s