Cultura y Arte

Engendro

Ricardo Sierra

Cuando conocí a Xavier Delgado me llamó la atención su mirada, el rostro como labrado en montaña, voz suave y acogedora, dándome la bienvenida a un nuevo mundo, el mundo andino en las alturas; un universo de posibilidades sobre y rodeado de montañas y valles, volcanes y bruma que baja a llenar la ciudad de Quito con su espesa luminosidad. Conocer a Xavier Delgado fue conocer una partecita del Ecuador y su noble y valiosa labor en la escena cultural y artística.

Nacido en Cuenca, una de las ciudades más fascinantes pero a la vez más conservadoras del país, en donde “los chicos son príncipes y las chicas princesas”, Xavier salió en búsqueda de su identidad para encontrarse y conectar con aquello que sentía internamente: su identidad artística. “Salí para seguir indagando sobre la estética gay, homosexual o queer, quedándome muchas cosas todavía flotando, por explorar…”.

Comenzó estudiando teatro para posteriormente involucrarse en la danza; sus profesores de ambas ramas le decían: “mucha danza para ser teatro… mucho teatro para ser danza…”.

Photo by Estu00fadio23 on Pexels.com

Te podría interesar: DE LOS CUENTOS DE MARINEROS

Yo considero a Xavier como un alquimista, alguien a quien no le agradan o no conecta con los purismos: es decir, la danza por la danza y el teatro por el teatro. Desde que iniciaba en la carrera le gustaba hacer mezclas, fusiones entre ambas y más disciplinas. La curiosidad y talento lo llevaron desde muy joven a involucrarse en proyectos artísticos que se desarrollaron en orfanatos, cárceles de mujeres y procesos políticos desde su propia sensibilidad. “Me considero un relacionador de personas, de momentos, de conceptos”, cuenta.

Xavier Delgado ha dirigido varias coreografías y obras teatrales, entre las que se encuentran: “Estado del cuerpo ecuatoriano”; “Ciudades pasajeras”; “Danzas Camaleónicas”; “Nuestra Señora de las Maricas” y “En mi cuerpo existirás”, una obra muy importante en su trayectoria. “En esta obra pude materializar todo con lo que no estaba de acuerdo con la sociedad y su visión heteronormada y binaria” explica.

Photo by Joshua Mcknight on Pexels.com

Fue Xavier Delgado el que nos invitó a la doctora Stephanie Sherman y a mí al Ecuador para participar en un nuevo proyecto con motivo del décimo aniversario del Colectivo Z Danza: Engendro.

¿Qué es “Engendro”? ¿Cómo se concibió? La obra fue pensada originalmente, en sus bases teóricas, por Sherman durante varias videollamadas en las que ella y yo intercambiábamos pareceres y objetivos para la construcción de una pieza interesante, nueva y revolucionaria. El resultado fue “Engendro”, obra que habla acerca de la diversidad del movimiento en cuerpos variados, retratando en cada una de las escenas la esencia de sus protagonistas y de las historias que van atravesándose, unas con otras, hasta mostrarnos un enorme tejido social, como los tejidos andinos, llenos de contrastes, contradicciones y esperanzas. La obra habla sobre discapacidad, diversidad sexual, otros cuerpos, inclusión, raza y de la lucha de grupos que intentan revelarse ante una sociedad en cambio constante.

“Me considero un ‘relacionador‘ de personas, de momentos, de conceptos…”.

Xavier Delgado.

“Para mi la esencia del colectivo es la construcción de la comunidad; nosotros en el Colectivo Z Danza es lo que promovemos desde nuestros propios discursos, la comunidad es lo más importante, y más entre artistas de todas las ramas, nosotros intentamos no segregar a nadie, sino escuchar e intentar complementarnos con discursos que propongan una nueva política social, económica, de raza y de género, para analizar y cuestionar la realidad de nuestro mundo”, destaca.  

Además de la dirección y producción, a cargo de Xavier Delgado, Stephanie Sherman, Gabriela Vinueza y un servidor, algo que es importante subrayar es el elenco que conforma la obra de “Engendro”. La diversidad del mismo es lo que da riqueza y relevancia al proyecto, interpretes como Andrea Mosqueda, Anita Cobagango, la inolvidable Cumita, Maricela Rivera, Ángel Graterol, Patricio Carrillo y el mismo Xavier Delgado, conforman este mosaico de voces y movimientos, texturas y energías que confluyen desde la calle imaginada y recreada en el escenario, cuerpos que se esfuman, movimientos que chocan y fluyen en saltos y caídas trepidantes. Es ahí, en la escena, donde la obra se revela, donde la historia de cada uno de los intérpretes cobra.

Importancia mostrándonos algo más…

Desde que empezó la pandemia, la obra “Engendro” ha sufrido verdaderos contratiempos en cuanto a su fecha de estreno; durante todo el año 2020 la obra se ha ido postergando y postergando cada vez más, a pesar de eso, el elenco no se he rendido, todo lo contrario, aunque las frustraciones y ansiedades parezcan invadirnos por completo, se ha buscado la manera de mantener el proyecto vivo y a flote, a través de conversatorios, de ensayos en donde la voluntad de seguir ha contado mucho, y ahora, la aparición de una extensión del proyecto llamado “Engendro Cambio”, en donde se ha generado una serie de encuentros y dinámicas para la financiación del proyecto completo ha dado un nuevo aire.

Xavier Delgado encabeza la resistencia y la lucha para que “Engendro” salga adelante, el elenco completo seguimos al pie del cañón, para que nuestro discurso se oiga por todo el continente y el mundo. 

Texto de Ricardo Sierra

Categorías:Cultura y Arte

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s