Sociedad y Política

El machismo y la violencia institucional en el DIF

El DIF (Desarrollo Integral de la Familia) es el sistema encargado de la protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Es un organismo público con patrimonio y personalidad jurídica propia.

El DIF fomenta el bienestar de la población vulnerable, actuando con honestidad y profesionalidad. Hoy les voy a platicar del machismo y violencia institucional en él y otras instituciones en donde acogen mujeres embarazadas y niñ@s. La información que les voy a brindar viene de una tesis doctoral hecha en el 2014 publicada por la universidad de Johns Hopkings.

Photo by Lukas on Pexels.com

Empecemos por entender que el DIF como institución del gobierno debe ser laica y autónoma. Es decir que no se debe dejar influenciar por ningún tipo de religión. El personal que labora y toma las decisiones dentro de esta institución tendría que mantener sus creencias fuera de cualquier toma de decisión. Claro que esto puede resultar difícil si vemos el contexto en el que el DIF está situado: en una sociedad altamente católica. Esto no quiere decir que se deban tomar decisiones basadas en ninguna religión al momento de las adopciones, ya que podría llevar a irregularidades como las que se mostrarán a continuación.

Otro problema que se tiene en instituciones de gobierno es el machismo, mismo que fomenta la violencia institucional hacia las madres y niñ@s. Las mujeres siguen siendo las encargadas de la maternidad del país; son las que tienen que seguir cargando con la responsabilidad de la crianza en México. Las encargadas de las instituciones del DIF en los diferentes estados de la república en su mayoría son las esposas de los gobernadores o del presidente. Poniendo así a la mujer como la responsable de la maternidad del país. En caso de que la esposa de algún funcionario no quiera encargarse del DIF como hemos visto en algunos casos, se le reprocha por no ejercer su lado materno hacia la nación. Este sería el primer rasgo machista de la institución. Continuemos ahora con las irregularidades que se presentan en los albergues o casas de asistencia del DIF.

Las encargadas de las instituciones del DIF en los diferentes estados de la república en su mayoría son las esposas de los gobernadores o del presidente. Poniendo así a la mujer como la responsable de la maternidad del país

Las primeras irregularidades se presentan en los albergues o casas de asistencia. Estas instituciones forman parte del DIF y están a disponibilidad de cualquier persona que lo necesite, en especial a niños y niñas y adolescentes en situación de pobreza o violencia. En estas instituciones muchas veces la madre biológica se ve en la necesidad de dejar a sus hijos por un tiempo, ya sea por problemas de violencia familiar, problemas monetarios o personales, muchas veces con la finalidad de volver por sus hij@s mientras ella resuelve sus problemas. Es aquí donde se empieza a juzgar a la madre, ya que una buena madre “no tendría porqué dejar a sus hij@s encargados en ningún lado”, aún cuando esos lugares están hechos específicamente para ayudar a las madres.

La mayoría de las madres que dejan a sus hij@s en albergues son personas de escasos recursos y con escolaridad mínima. Es importante señalar esto ya que estas personas son las más vulnerables en cuanto a los procesos legales que se tienen en el DIF. Cuando la madre deja a sus hij@s a cargo del DIF, muchas veces los hij@s no tienen actas de nacimiento, por lo que no se puede comprobar que legalmente son de ella. El DIF toma ventaja de que los pequeñ@os no tienen actas de nacimiento para poderlos poner en adopción. Cabe mencionar que el DIF no está incurriendo en la ilegalidad, pues los menores no tienen documento legal que los vincule con la madre por lo que, al no tener actas de nacimiento, se les sacan unas nuevas sin el consentimiento de la madre. Al hacer esto, los niñ@s legalmente ya no pertenecen a la madre que los fue a dejar al albergue, pasan a pertenecer al Estado y los familiares pierden la patria potestad de sus hij@s. El juez procede a poner los apellidos en la nueva carta de nacimiento y autoriza que sean adoptados. De esta forma son dados en adopción, y cuando la madre biológica viene a recogerlos al albergue se entera de que sus hijos fueron adoptados y no hay nada que ella puede hacer legalmente para luchar por ellos.

Photo by Tim Grundtner on Pexels.com

Muchas veces para tomar las decisiones sobre si algún niño es puesto en adopción toman en cuenta las actitudes de la madre; esta parte se entiende, ya que hay niñ@s que sufren violencia familiar. Pero muchas veces no saben las razones sobre porqué la madre tuvo que dejarlos en el albergue temporalmente. Si la madre no tiene esposo o si sus hij@s son de diferente hombre, entonces “ella no es capaz de cuidar a sus hij@s y sus hij@s tendrán mejor futuro si se ponen en adopción”. Lo cual es erróneo, ya que nunca se va a saber si los hij@s tendrán un mejor futuro, solo sabemos que tendrán uno diferente. 

Los encargados del proceso de adopción son los que deciden el futuro de estos pequeños basados en la posición socioeconómica de la madre y su situación marital, juzgando así a la madre por ser pobre, soltera, divorciada o indígena, viéndola no apta para cuidar a sus propios hijos, reflejando una vez más el machismo institucional del DIF.

“Ella no es capaz de cuidar a sus hij@s y sus hij@s tendrán mejor futuro si se ponen en adopción”. Lo cual es erróneo, ya que nunca se va a saber si los hij@s tendrán un mejor futuro, solo sabemos que tendrán uno diferente

El DIF no es la única institución que acoge mujeres embarazadas y niñ@s en situación de calle, pobreza o violencia, las instancias privadas como el VIFAC y algunas otras instituciones pro-vida también lo hacen. Por ejemplo, las instituciones pro-vida que acogen a mujeres embarazadas de escasos recursos las juzgan por tener un embarazo fuera de matrimonio. Por lo que les hacen pensar que sería mucho mejor para ellas y sus bebes darlos en adopción, muchas veces las mujeres no quieren dar a sus hijos en adopción, pero son forzadas a hacerlo mediante castigos, como limitarles la comida, ropa, medicamento o decirles que no saben criar a sus hijos en el albergue. Lo que en realidad se está haciendo es arrebatándole a las madres la oportunidad de criar a sus propios hijos solo por ser pobre, soltera o indígena. EL presidente del VIFAC en el 2009 pidió al gobierno de México que se les quitaran todos los derechos parentales a las madres biológicas ya que no querían lidiar con ellas, juzgándolas de ser irresponsables e inmorales, afectando a los hij@s al quitarles todo derecho de poder conocer a su madre biológica y quitándoles la posibilidad de volver a interactuar con ella. Esto es una práctica común, el hacerles pensar a los menores que su historia empezó cuando llegaron a su familia nueva, cuando en realidad ellos ya tienen un pasado y nadie tendría porque arrebatarles su identidad ni su historia.

Entendiendo a la sociedad mexicana como una institución patriarcal podemos entender que muchas de las practicas del DIF y otras instituciones son basadas en el machismo y la religión y que estas criminalizan a las madres arrebatándoles la posibilidad de criar a sus propios hijos por el hecho de ser solteras, pobres o indígenas. Con la finalidad de que los hij@s tengan una mejor vida con una familia “natural”, cuando la realidad es que los hij@s tendrían una vida diferente no necesariamente mejor.

Por ningún motivo se está diciendo que estas instituciones ya sean laicas o religiosas sean innecesarias, son necesarias para las madres y niñ@s que las requieran, teniendo en cuenta siempre los derechos humanos de todos aquellos que piden ayuda ante cualquier institución. Capacitando a la administración para que al momento de tomar las decisiones no lo hagan desde su moral ni su religión sobre todo al personal del DIF ya que es una institución laica. Se requieren de adopciones responsables en donde primero se vea por la madre biológica, ayudándola a que ella pueda criar a sus hijos y no arrebatándoselos por su posición social o económica. Asegurarse de que el DIF a investigado que los bebes, niñ@s y adolecentes puestos en adopción no tengan familia que pueda cuidarlos, y que sus padres biológicos hayan cedido la patria potestad legalmente. No esconder la historia familiar y cultural de los adoptados ya que es un derecho el saber de dónde vienen pues forma parte de la identidad de los adoptados. El DIF no debe borrar los nombres o apellidos de ningún pequeño puesto en adopción. Las adopciones son necesarias y hermosas siempre y cuando sean legales.

Texto de Ana Cecilia Parrodi

Categorías:Sociedad y Política

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s