Expresiones

Del otro lado del mostrador. La contingencia

Las medidas para controlar los contagios en la ciudad frente a la crisis sanitaria han cambiado en los últimos meses. Teziutlán fue uno de los primeros municipios de Puebla en autorizar la reapertura de comercios; se implementaron una serie de manuales con especificaciones de cómo se debería recibir y atender a los clientes para reducir los riesgos.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Las medidas son lógicas y relativamente sencillas de seguir, el problema es cuando te enfrentas a la realidad. Dicen que lo mejor es evitar aglomeraciones, pero la mayoría de los pequeños comerciantes tienen muy pocos clientes al día, las ventas son bajas y las aglomeraciones muy poco usuales. Tener gel antibacterial en la entrada del establecimiento; resulta que los comerciantes se han visto en la necesidad de amarrarlo, colgarlo o de plano tenerlo en otros lugares porque les han robado las botellas de sus espacios. Es necesario contar con una jerga o un tapete desinfectante en la entrada. La verdad es que muchos han preferido cerrar las entradas y atender a sus clientes en la puerta, y quienes permiten el paso y tienen los tapetes, se enfrentan con gente que los brinca, ignora o maltrata.

Peor aún cuando se les pide a los clientes que usen su cubrebocas; las personas lo ignoran, reclaman y hasta insultan, tanto que hay varios vídeos circulando en internet de gente molesta porque se les pide seguir las reglas establecidas. En todas las ciudades podemos ver las consecuencias de este periodo de cierre y confinamiento, cada vez hay más locales vacíos y en renta. Lugares que en algún momento fueron el sueño de alguien, el sustento de una familia, el lugar de trabajo de alguien que lo necesitaba. Algunos que no aguantaron los primeros meses, otros que resistieron y se encontraron con la triste realidad de que las ventas ya no son suficientes.

Las medidas son lógicas y relativamente sencillas de seguir, el problema es cuando te enfrentas a la realidad

Muchas veces pensamos que ante este tipo de problemas sanitarios lo mejor es optar por las grandes cadenas porque corremos menos riesgo, sin embargo, yo les puedo decir que en muchas ocasiones la panadería de la cuadra está teniendo todo el cuidado en su producción, que la pequeña boutique del centro ha desinfectado todo con la esperanza de vender, la tienda de muebles que ha estado siempre en la ciudad tiene mejores precios que las grandes cadenas y los harás muy feliz si les compras a ellos.

Muchas veces se nos olvida que los pequeños comercios pueden ser igual y hasta más responsables que las grandes empresas,  estos comerciantes  necesitan del ingreso diario para mantener a sus familias, se preocupan por seguir las normas ante el miedo de tener que volver a cerrar. Si salen a comprar, a donde sea, recuerden por favor usar el cubrebocas, ponerse gel y ser responsables porque de esa manera se cuidan ustedes y cuidan a quienes los están atendiendo, a esas personas que salen todos los días a trabajar con el miedo de infectarse y de arriesgar a sus familias.

Texto de Elsa Maile Landa

Categorías:Expresiones, Sociedad y Política

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s