Cultura y Arte

Cuando los idiomas mueren

En el mundo hay alrededor de 7,000 idiomas que se hablan al menos por grupos de 100,000 personas y casi la mitad de ellos están en peligro de extinción. Por ello, algunos se han cuestionado: ¿Somos culpables de un lingüicidio (o genocidio lingüístico) en masa? Algunos argumentan que sí y es difícil negarlo cuando cada dos semanas desaparece un idioma de la faz de la Tierra. Sí, cada dos semanas, un idioma menos. De hecho, se estima que cien años en el futuro habrán desaparecido la mitad de los siete mil idiomas que hoy se hablan.

¿Pero por qué importa? ¿Cuál es la relevancia de que algunos idiomas desaparezcan y otros prevalezcan? ¿Qué habría de malo si llegamos a tener un grupo selecto de idiomas ‘universales’? Personalmente creo que hay cuestiones a considerar en el proceso (mientras las lenguas desaparecen) y otras en el resultado (cuando ya dejaron de existir).

¿Somos culpables de un lingüicidio (o genocidio lingüístico) en masa?

Respecto al proceso: ¿cuáles lenguas prevalecen, cuáles desaparecen y por qué lo hacen? Muchos idiomas indígenas desaparecen al verse sobrepasados por otro idioma dominante en las escuelas, la televisión, las ciudades, los libros, los mercados y otras actividades. En algunos casos, esto podría deberse a que el idioma indígena en cuestión no tenga una forma escrita. De hecho, casi la mitad de los idiomas existentes son así, no se escriben y, por lo tanto, se les percibe como más vulnerables, frágiles o propensos al olvido, dado que no pueden transmitir el conocimiento, los mensajes o su identidad más allá de las interacciones orales.

Respecto al resultado: ¿qué hacemos cuando un idioma ya no es rescatable o que dejó de existir y por qué lo hacemos así? Han habido muchas iniciativas para rescatar o preservar el conocimiento de idiomas como el maorí en Nueva Zelandia, el hawaiiano en los Estados Unidos y algunas lenguas indígenas en México. Sin embargo, nunca es un proceso sencillo debido a la falta de recursos (como material didáctico, apoyo de instituciones, maestros, etc.) y a veces incluso de interés.

La cosa es que el idioma que hablamos sí puede afectar nuestra forma de vida y cómo percibimos el mundo. Aquí menciono un par de ejemplos:

  1. Atributos: Los alemanes dicen LA puente y los Mexicanos decimos EL puente. Por ello, los alemanes frecuentemente dirían que las puentes son hermosas y elegantes, mientras que nosotros diríamos que son fuertes y resistentes. Atributos relacionados con el género en ambas sociedades.
  2. Hábito: Los que hablamos, hablamos casi todos los días y así generamos hábitos de pensamiento. En Australia hay un grupo aborígena que habla el idioma Kuuk Thaayorre. Ellos no tienen las palabras ‘derecha’ o ‘izquierda’, mas bien utilizan ‘este’, ‘oeste’, ‘norte’ y ‘sur’ para indicar una posición. Ellos dirían ‘mi pierna este y mi brazo oeste’, cuando nosotros diríamos ‘mi pierna derecha y mi brazo izquierdo’. Este comportamiento, basado en una estructura gramatical, hace que ellos sean mucho más conscientes de las direcciones cardinales (¿Tu podrías señalarme hacia dónde está el sureste en este mismo momento?)
  3. Autoridad: Anteriormente he escrito sobre el fenómeno de la mitigación del lenguaje y es que algunos idiomas tienen niveles de autoridad. Por ejemplo, el inglés sólo tiene el ‘tú’, en el español tiene el ‘tú’ y el ‘usted’, mientras que idiomas como el coreano tienen más. La autoridad que le damos a otras personas gramaticalmente también afecta nuestras interacciones con ellos.

Esos tres puntos no son los únicos que existen, pues hay quienes aseguran que el idioma que hablamos puede influir en nuestras vidas de muchas otras maneras: Qué tanto dinero gastamos o cuánto ahorramos; la probabilidad de que usemos condones o no; o incluso nuestra concepción del tiempo y el espacio. Es más: ¿Cómo reaccionarías a este artículo si lo estuvieras leyendo en zapoteco?

El punto es que cuando un idioma desaparece, también desaparece lo que algún día fue una identidad colectiva, desaparece una forma de vivir y percibir el mundo. Y por eso importa que tratemos de preservarlas, rescatarlas o, al menos, recordarlas como fueron en la medida de lo posible

En México se hablan 67 lenguas originarias y el español. Tenemos lenguas como el náhuatl, que tienen más de un millón y medio de hablantes, pero también tenemos lenguas como el paipái con más o menos 200 hablantes. De hecho, México es uno de los 10 países con mayor número de hablantes de lenguas originarias en el mundo. Por lo tanto, qué lenguas prevalecerán y cuáles desaparecerán me parece un tema que requiere atención, acción y discusión.

Fuentes y recursos:

Número de lenguas en el mundo y su rápida desaparición:

Idiomas y su influencia a través de atributos, hábitos y la autoridad:

Otros recursos:

Texto de Franco Escobar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s