Cultura y Arte

Jem Kuytyimkɨ’ɨm

Yɨp tigaŋjoj iñɨɨyi’ ity nuntajɨɨyimɨ’, ikkunɨɨyiayaj Kuytyimkɨ’ɨm  jempig yɨ’ɨm moj nu’kiyaj, yɨb iñɨɨyi’ jaykamne’ wɨsteen nunta aŋmaatyimɨ’ jutyim kuytyɨm je aguacate i kɨm je  “de bajo de”; je’yukmɨ’ aŋootymajimɨ’ nɨmpa ijɨy: debajo del aguacate. Yɨ’ɨmpɨk akkamaytya iñɨɨyi’  iga jempig moj nu’kiyaj yɨp naxyuk aŋpaama’  moŋkoypɨkyaj tuum mɨjpɨk kuytyɨmkɨ’ɨm je’yukmɨ jempigam ikkamayyaj yɨp tɨgangjoj iñɨɨyi’.

Juutypɨgam ijaykamne’ Lorenzo Rodríguez López(1) iga akkuagoy, nɨɨmnɨmpa iga yɨp tɨgaŋjoj tsugum jesammu’ agui kupoy’ayyaj je’m nuntapɨɨxiñtyam i yoomtam ity’yajwɨb idyɨk attebet naxyukmɨ’, jempɨg ok moj nu’ kiyaj yɨp naxyukmɨ’ je’m aamtyɨy 1845. Je’yukmɨ’ sɨ yɨp tɨgaŋjoj nɨki’ 175 am aamtyɨy iga nawattsugumta, je’m jɨɨyajtapapnam iga moj nu’kiyaj yɨ’ɨm  je’ jempig sɨ ka’aneyajom Aurelio Gómez Santiago i Franciso Pascual, mojwɨp iityiyaj yɨp tɨgaŋjom.

Jempɨg moj iityiyaj yɨp naxyukmɨ je’ je’m nuntajɨɨyyajpap ity’yajwɨp idyɨk attebet i wɨjñɨ’naxyukmɨ’ jempɨk toomi’ tsɨy’yajpa kootsɨgaŋjom de je’m Sierra de Santa Marta. Jayaŋ  nuntajɨɨykɨ’wiñ moj wityi’yaj ju’umjom  i ok mumojom ityiyaj yɨp naxyukmɨ’ ixpɨkyajtawum  iga tɨgaŋjoj iga tɨgaŋjoj 1980, (monografías, 2015), i’iñanɨki’ 130 am amtyɨy iga ixpɨktap juts iga tɨgaŋjoj.

Ja’y tsu’ ki pi’chɨ’ iga wɨty’yaj je’m mɨjtampig kuykukɨ’ɨm. Iga moj napatsaŋ’ kuwekyajtaji je’ iga agui idyɨk ya’achwaduyyajpa je’m mɨjtampɨk tɨk io’oomi’ y je’m Porfirio ipɨɨxiltyam yooxayajpap kun je’.  Je’yukmɨ iga sopsneyajum i dyam ijodoŋyaj juty i’ɨŋyajpa’ ikupoyayyaj ityɨgaŋjoj juty nay’yaj. Nasyaj waatyi tɨgaŋjom i dyai ipɨktsoŋyaj  okmɨ’ mu iñukyajom je’m kuytyɨm kukɨ’ɨm.

Jesammu’ tsɨy’yajum je’m naxyukmɨ’, dyanam iputkayajpa tyi ikɨsyajpa ok je’yukmɨ’ moj ikuamyaj ay i moj iktum’yaj pak i ixpɨkwɨb iñanɨkyaj. Je’m pak ipat’yajpap iñiyajpa idyɨk, juts: piixi’, kuypaasuŋ, mɨn’, malanga, naspasuŋ i saamñɨ’. Iganam jespɨy’ pɨɨxiñtyam moj iñipyaj je’m pak iñanukyajwɨp just ɨkxi’, sɨk i cape.

Mojtyim dya idyɨk ii juktɨ’  nakunokejyajtaap idyɨk kandilmɨ’, dya ja’y jesammu’ ipatyaj chiŋkuy  pɨktapap iga aknuktap juktɨ’. Okmɨ’ iamyaj iga iknukpa juktɨ’  moj ipakkayaj i ityɨŋyaj  iga iknukyajpa juktɨ’ jupɨ’tyiŋkej.

Amtyɨy okmɨam iga ity je’m tɨgaŋjoj moj iwat’yaj ityɨk; me’exitɨk i iŋta’na’ watta nasmɨ’. Okmɨ’, iwat’yaj tuŋgag, iŋkoobak so’kmɨ’ i iŋta’ana’ ojwiñmɨ’. Ju’utsam kakmuiñɨk je’m tɨkyaj, chokoya kakmuiñɨk je’m tɨgaŋjoj, tsɨy’muiñɨk  je’m idyayo’yi’ i itykayajwɨp jempig moj nukiyaj Kuytyimkɨ’ɨm.

Je’m amtyɨy 1845 moj iyoxakayaj puuki’, yɨp pɨktabidyɨk iga wat’yajtap je’m nunta puktukuyaj, juts: nokkoy, yootyi’, naakkujichayoy’kuy, tsujmity, rebusuj, jemtyim wat’yajtapap idyɨk  jempɨg jaaya iyoxakayaj puuki’.

Ityɨkomyaj, iñaity’yaj idyɨk kuy’chiima’, kuy’nɨ’kkuy, pok, etc. Tuŋgag juts xaanuj, suŋnas, agaŋnas i ko’oŋyaj i majkuy. Je’m yoomtam wity’yajpa idyɨk ju’umɨ’ iga nɨkpa ikomyaj imajkuy u ipok; ichɨy’pakne’ba iñaset’yaj ikobakyuk juts tuum yooxaji tumtum jamapɨk juts iga je’m yoomo ikusynɨy’pa iñaity nɨ je’m majkuyjom iga pagaganep i’ityi’.  Je’m yootam i pɨɨxiñtyam ieatyajpam idyɨk tyityiŋkej nasmɨ’ y kuymɨ’. Je’m tɨɨwɨtam ity’yaj idyɨk juty’tyiŋkej juty iwatneyaj xuxuty tɨgaŋjoj juts ujuchi(2) naxyukmɨ’, kooya naxyukmɨ’, tsabats naxyukmɨ’ i tuŋgag maj ju’mɨpɨk ity je’m xutyu tɨgaŋjoj wɨ’bɨk saawa’ naxyukmɨ’; je’m iñɨɨyi’ akkamayyajta jutypɨgam nawatyajta je’m xuxuty tɨgaŋjoj jutyim ity’yaj idyɨk je’m tɨɨwɨtamyaj, je’m wiñtyipɨk akkunɨɨyi’ata iga agui idyɨk ity je’m kuy , je’m wɨɨstenpɨk je’ iga agui idyɨk ity kooya’ je’m xutyu tɨgaŋjom, je’m tukutenpɨk iga tsabats je’m nas i je’m iŋaŋpɨgam  je’ iga agui wɨsujop saawa’.

Captura de pantalla, ROLE, El ayer que se ha transformado hoy

El Aguacate

El nombre de la comunidad tiene origen desde la lengua zoque popoluca, nombrado como Kuytyɨmkɨm por los primeros pobladores; está conjugado por dos vocablos popolucas donde Kuytyɨm significa “árbol de aguacate” y Kɨm significa “de bajo de”. Por lo tanto, la traducción en español quiere decir: debajo del aguacate. El nombre se debe a que los primeros pobladores a llegar a este territorio se acobijaron bajo la sombra de un gran árbol de aguacate por lo que decidieron ponerle ese nombre a la comunidad.

De acuerdo a las investigaciones realizadas por Lorenzo Rodríguez[1], se estima que el surgimiento de la comunidad comienza por el movimiento de un grupo de campesinos popolucas que provenían de la Sierra de Soteapan, quienes comenzaron a llegar en estas tierras a  partir del año 1845. Dicha comunidad lleva 175 años aproximadamente de haberse fundado, los primeros pobladores que se recuerdan son los señores difuntos Aurelio Gómez Santiago y Francisco Pascual, actores protagónicos de esta fundación.

Pasaron lugares donde se ignoró sus días de peregrinación hasta que llegaron al gran árbol de aguacate

Las familias que comenzaron a vivir en este suelo eran personas popolucas que habitaban entre los municipios de Soteapan y el actual municipio de Hueyapan de Ocampo localizados en las altas montañas de la sierra de Santa Marta. Muchos de ellos emprendieron un largo viaje y al poblarse en esta zona fueron reconocidos a finales de 1890, (monografías, 2015), por lo que lleva 130 años aproximadamente que es reconocido como una comunidad.

Las caminatas duraron días y noches bajo los grandes árboles.  Las principales causas de su desplazamiento eran los ultrajes, las humillaciones por hacendados y de los grupos del movimiento porfirista. Así que, cansados y desesperados, decidieron abandonar su pueblo natal. Pasaron lugares donde se ignoró sus días de peregrinación hasta que llegaron al gran árbol de aguacate.

Al quedarse establecidos en este lugar, no tenían alimentos que comer, por lo que se vieron en la necesidad de buscar y recolectar plantas, frutos y semillas que fueron conociendo. Las semillas que encontraban los sembraron: la yuca, chayote, camote, malanga, calabaza y plátano. Mientras que los hombres comenzaron a sembrar las semillas que ya traían como el maíz, frijol y café. En estos primeros tiempos no había luz eléctrica pero se alumbraban con los candiles, pero no pasó mucho cuando descubrieron un árbol llamado Ocote que se utiliza para prender lumbre. La gente al darse cuenta que generaba fuego comenzaron a tumbarlos y cortarlos para prender fogatas y utilizarlo de varias maneras.

Años después de la fundación comenzaron a construir las primeras casas; con las hojas de berejado para el techo y las paredes de tierra. Después encontraron un nuevo diseño para la construcción, esto fue el techo de zacate y la pared ya eran de bambú. Así como hubo estos cambios, poco a poco la comunidad se fue transformando, quedando únicamente las experiencias vividas por los fundadores.

A partir del año 1845 aproximadamente se comenzaba a cosechar el algodón, dicho material era utilizado para elaborar los propios atuendos, como: pantalones, camisas, toallas, cobijas y rebozos, productos hechos artesanalmente con esta materia prima, elaboradas por personas que sabían tejer el algodón.

Dentro de la casa, tenían diferentes utensilios talladas de madera, como platos, pocillos, tecomates, etc. Otros diseños eran los jarros, las ollas, el comal de barro, además de canastas y cantaros. Las mujeres caminaban lejos para poder llenar sus cántaros o sus tecomates; cargándolo en la cabeza, una actividad de todos los días ya que la mujer le gustaba mantener el agua en estos recipientes porque se mantenían frescas. Las personas se dedicaban ya a las artesanías, ellos construían bancos de madera y cucharas que eran tallados de mulato y popochote. Las familias que habitaban el lugar vivían dispersos y se denominaban pequeños poblados tales como Rancho Ojoche[2], Rancho Conejo, Rancho Colorado y otros que se situaban más lejos como el Rancho Buenos Aires; los nombres se debe a los contextos en los que se encontraba cada familia, la primera porque en el lugar era una zona de ese tipo de árboles con bejucos, en la segunda se debe a que había muchos conejos por ahí, la tercera porque la tierra era rojo intenso y el último se debe a que en ese lugar siempre se disfruta el aire fresco.


[1] Lorenzo Rodríguez López es hablante de la lengua zoque popoluca y es estudiante de la Licenciatura en Gestión Intercultural para el Desarrollo de la Universidad Veracruzana Intercultural Sede Regional Las Selvas que se localiza en la comunidad de Huazuntlán municipio de Mecayapan Veracruz, en su tema de investigación “historia de la comunidad” realizado en el año 2018 menciona sobre el surgimiento de la comunidad de El Aguacate.

[2] Ojoche significa: “árbol de la vertiente atlántica de Centroamérica”, de la familia de las Moráceas, de hasta 30 m de altura, de corteza lisa y coloración gris tenue, flores de color blanco grisáceo, y frutos con semillas que, hervidas, son comestibles. Se utiliza la madera en la construcción y en muebles, (Educalingo, 2019).

Texto de Erasmo Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s