Sociedad y Política

¿Qué piensan los niños?

Imagina que tienes una hija de quince años de edad que quiere viajar por México sin compañía durante dos meses este verano. Estuvo ahorrando para tener dinero suficiente  y ahora se dispone a cumplir este sueño tan grande suyo ¿Le darías permiso de ir?

            Desde una perspectiva de derechos humanos hay cuatro maneras de entender esta situación:

  1. Si tienes un enfoque paternalista significa que piensas que los niños son incapaces de tomar sus propias decisiones, que no tienen el criterio suficiente y que hay que decidir por ellos para protegerlos. En este caso tu hija probablemente no tendría permiso de ir a su viaje sola.
  2. Si tienes un enfoque de liberación ocurre lo contrario, pues significa que piensas que los niños son completamente capaces de tomar decisiones y que debemos darles autonomía para garantizar su participación en la sociedad. Por lo tanto, tu hija tendría todo el derecho (y permiso) de emprender su viaje como ella lo desee.
  3. Si tienes un enfoque de bienestar, piensas en los niños como incompetentes a menos que se pruebe su competencia o capacidad, y entonces tu hija no tendría derecho de ir a su viaje a menos que mostrara evidencias de madurez y responsabilidad suficientes.
  4. Y finalmente, si tuvieses un enfoque de emancipación pensarías en los niños como individuos competentes a menos que se pruebe la incompetencia, entonces tu hija podría aventurarse hacia su sueño si no hay evidencias de incompetencia para hacerlo.

La pregunta anterior es quizás demasiado simple y, a falta de contexto, no tiene una respuesta correcta o incorrecta, pues en realidad mucho dependería de cada caso en particular. Sin embargo, la pregunta es útil para reflexionar sobre el papel que le damos a los niños generalmente y en tiempos de COVID-19.

            Desde mi experiencia personal (que no generalizo) he sentido que tenemos un ojo paternalista hacia los niños. Los creemos incapaces de tomar sus propias decisiones y necesitados de protección tanto en casa, como en la calle, en las escuelas y en muchos otros lugares, lo cual probablemente responde al contexto de violencia y riesgos particulares de nuestro país. Pero independientemente de lo bueno o malo que este enfoque pueda ser, lo cierto es que puede cegarnos o hacer que nos olvidemos de la importancia de que los participen en la toma de decisiones.

            Por ejemplo, normalmente las encuestas sobre la niñez se hacían con preguntas dirigidas a los padres de familia o a los maestros con preguntas como: “¿Cuáles son las necesidades más importantes de sus estudiantes?”, “¿Qué tan felices son sus hijos del 1 al 10?”, o “¿Cómo calificaría la salud de sus niños?”. Pero no se les preguntaba directamente a los niños sobre cómo percibían ellos mismos su propia salud, felicidad, situación económica, necesidades y otras categorías, hasta que recientemente organizaciones como el Children’s Worlds Report empezaron a hacer encuestas directamente con ellos.

            Con o sin cuarentena, ¿Qué ocurre con tus niños? ¿Sus maestros les preguntan qué temas les gustaría estudiar o aprender? ¿Se les pide su opinión sobre las actividades que realizan? ¿Se les da tiempo para socializar con sus amigos desde casa como lo harían en el receso de la escuela? ¿Se les ha preguntado sobre sus emociones y pensamientos además de preguntarles por la tarea? Tal vez recuerden aquella conferencia con López-Gatell en la que los niños pudieron hacer preguntas sobre el COVID-19 debido al día del niño y la verdad es que necesitamos que ese tipo de actividades ocurran más frecuentemente y en todos los aspectos de la sociedad, si de verdad buscamos incluirlos. Darles voz a los niños puede tener resultados bastante interesantes. Por ejemplo, el Children’s Worlds Report ha encontrado que el bienestar subjetivo (qué tan satisfecho uno se encuentra con su propia vida) empieza a decrecer a partir de los diez y hasta los dieciséis años de edad.

            Dicho en otras palabras, independientemente de que tengas un enfoque de emancipación, paternalismo, liberación o bienestar sobre los niños y la toma de decisiones, es importante que busquemos garantizar que sean escuchados y que participen en la toma de decisiones, pues ahora se sabe que un niño que se percibe a sí mismo como miembro importante de su comunidad, familia y escuela, es un niño más propenso a sentirse satisfecho con su propia vida.

Fuentes y recursos:

UNICEF – Convención sobre los derechos del niño

Encuesta realizada directamente a niños sobre su bienestar subjetivo y sus vidas:

Curso en línea gratuito sobre los Derechos Humanos de los niños:

https://www.coursera.org/learn/childrens-rights

Niños realizando preguntas a López-Gatell:https://www.youtube.com/watch?v=_r7FDcM58N8

Categorías:Sociedad y Política

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s