Sociedad y Política

La política exterior de AMLO hacia América Latina

Noel García

Palabras clave: política exterior, AMLO, América Latina, cooperación, no intervención.

Al  inicio de su sexenio AMLO había manifestado que “la mejor política exterior era la interior”, dejando en claro la atención prioritaria que su gobierno le daría a los asuntos internos, como el combate a la pobreza y la lucha contra la corrupción. Lo anterior condujo inicialmente a la marginación de la política exterior mexicana, inclusive la ausencia del presidente en la cumbre del G20 en Japón y en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre del año pasado. Sin embargo, varias coyunturas internacionales fueron obligando a la actual administración a tomar decisiones y acciones sobre asuntos externos, particularmente hacia América Latina.

Más allá de la ausencia de AMLO en foros multilaterales y sin haber realizado algún viaje de Estado, el actual contexto latinoamericano representa para México una oportunidad de fortalecer su liderazgo político regional, ya que en el ámbito económico es indiscutible la primacía brasileña. En este sentido, la cooperación internacional para el desarrollo ha marcado la política exterior del gobierno obradorista a través del Plan de Desarrollo Integral, buscando prevenir la inmigración indocumentada y forzada desde el Triángulo Norte centroamericano (Guatemala, Honduras y El Salvador). Además de ser apoyado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL), esta iniciativa contribuye a consolidar la presencia estratégica de México en la subregión para combatir problemas comunes, entre ellos la pobreza y el crimen organizado.

Se menciona también la trascendencia internacional que implicó la crisis política en Venezuela, en enero del año pasado; mientras varios países desconocieron a Nicolás Maduro como presidente, México se abstuvo de involucrarse en la situación y -apoyado por Uruguay– propuso un diálogo pacífico, recurriendo al argumento constitucional de la no intervención en los asuntos internos de otros Estados. Si bien esta postura representó una política propia e independiente, los opositores del gobierno de AMLO la rechazaron, argumentando que el respeto, la protección y la promoción de los Derechos Humanos también constituye un principio de la política exterior mexicana y no debía pasarse por alto en un contexto donde era evidente su violación.

El actual contexto latinoamericano representa para México una oportunidad de fortalecer su liderazgo político regional, ya que en el ámbito económico es indiscutible la primacía brasileña

Otro caso particular fue sobre el asilo político otorgado a Evo Morales en noviembre del año pasado que, a pesar de dividir la opinión pública nacional y provocar el distanciamiento del gobierno de Añez, no transgredió el principio de no intervención, antes bien contribuyó al protagonismo mexicano en la crisis de La Paz, más que cualquier otro país latinoamericano. Aun así, la justificación de varias decisiones de política exterior obedece a la afinidad de AMLO con la ideología del ya endeble bloque bolivariano. Bajo esta lupa, el mes pasado México no apoyó la reelección de Luis Almagro como Secretario General de la OEA, declarando que no apoyaba a un candidato que había promovido intervenciones en el hemisferio, refiriéndose a los casos de Venezuela y Bolivia.   

En conclusión, las anteriores coyunturas favorecieron el protagonismo de México en la política regional, aunque tal liderazgo se margina con la ausencia de eventos trascendentales y el declive de la izquierda latinoamericana. La candidatura de México como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el bienio 2021-2022 y la vigente presidencia pró tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) pueden complementar una política exterior activa hacia América Latina. AMLO tampoco debe descuidar la participación de México en la Alianza del Pacífico y el Grupo de Lima, ya que independientemente de las diferencias ideológico-políticas  de su gobierno con estos mecanismos, los mismos favorecen el desarrollo del país y el liderazgo regional, oportunidades muy bien conocidas por Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores y ejecutor de la actual política exterior mexicana.

Categorías:Sociedad y Política

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s