Sociedad y Política

Pemex y el potencial de las energías renovables

Salvador Barrios

“La edad de piedra no se acabó porque se acabaran las piedras”. Hace más de dos décadas el jeque Ahmed Zaki Yamani utilizó esta cita para explicar cómo la industria petrolera sería reemplazada por tecnologías disruptivas con capacidad de generar energías alternas. Esta cita se vuelve relevante dadas las circunstancias que se están viviendo a nivel global. Hoy vemos la caída del precio de petróleo a niveles históricos debido a dos factores principales. Por un lado, el Reino de Arabia Saudita ha inundado los mercados de petróleo por desacuerdos con Rusia. Por el otro, la demanda global de petróleo ha disminuido hasta en un 30% por la pandemia del Covid-19. La coyuntura actual da pauta para reflexionar las repercusiones para México.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha enfocado todos los recursos posibles para impulsar a Petróleos Mexicanos (Pemex), con el objetivo de reducir la dependencia energética del exterior y generar desarrollo económico. Su plan consiste en incrementar la producción de crudo y construir una refinería de más de 8 mil millones de dólares. Si bien un incremento en la producción significa más ingresos para el país, los acontecimientos actuales muestran lo volátil que es el mercado.  La estrategia de AMLO para fortalecer a la empresa paraestatal paradójicamente crea más dependencia a shocks internacionales. Por esta razón, Pemex no puede ser el eje central para catalizar el desarrollo económico de México a largo plazo. Si el gobierno busca que el sector energético se convierta autosuficiente y una palanca de desarrollo, necesita mirar hacia las energías renovables.

Pemex, la compañía petrolera más endeudada en el mundo, no vislumbra un panorama favorable. La Secretaría de Hacienda había estimado que el precio promedio del petróleo se iba a mantener a 49 dólares este año. No obstante, a fines de marzo, la mezcla mexicana de petróleo llegó a caer a 10.76 dólares por barril y ha oscilado debajo de los 18 dólares. Para el gobierno, la caída repercute en las finanzas públicas, ya que 17 por ciento del presupuesto depende de las fuentes de ingresos petroleros. Esta situación agrava la rentabilidad de Pemex dado que el costo de producción por barril de crudo alcanzó los 14.2 dólares. Aunado a esto, la producción cayó 7.4% en el 2019 en parte por el declive natural de los yacimientos. Las dificultades internas que enfrenta Pemex con los choques internacionales exponen la vulnerabilidad en la que se encuentra el sector energético del país cuando solo se le apuesta a la industria de hidrocarburos. 

Si el gobierno busca que el sector energético se convierta autosuficiente y una palanca de desarrollo, necesita mirar hacia las energías renovables

Aunque Estados Unidos y Arabia Saudita juntos producen 25% del petróleo mundial, ambos países han tomado iniciativas para transitar hacia energías limpias. Este año, Estados Unidos produjo 21% de su electricidad a través de fuentes de energía renovable. Las turbinas eólicas y los paneles solares de California y Texas han podido producir electricidad más barata que el gas natural y el carbón. Por otro lado, el príncipe Mohamed Bin Salman ha lanzado reformas para diversificar la economía más allá del petróleo. En su Visión Saudí 2030 propone invertir en energía solar para generar nuevos empleos y crecimiento económico. Si ambas potencias petroleras impulsan el sector de energías limpias ¿Por qué México que solo produce el 2% de las acciones petroleras en todo el mundo no podría invertir en este sector?

México cuenta con un alto potencial en materia de energía solar y eólica. Según la Agencia Internacional de Energía Renovable, si México diversificará su sector energético, el país podría reducir la demanda de carbón en un 62%, el gas natural en 21% y el petróleo en un 6% para el 2030. Solo el año pasado, la energía solar incremento 76% y la energía eólica un 26%, generando suficiente energía para cubrir tres millones de hogares por un año. En un país donde 15% de las viviendas no tienen un solo foco en los cuartos principales, es importante que el gobierno tome esto en cuenta. Igualmente, el sector solar ha generado 64 mil empleos, representando una inversión directa de 8,550 millones de dólares. Las energías renovables en México tienen la capacidad de generar nuevos empleos y satisfacer necesidades sociales.

Pese que el Gobierno de AMLO le ha apostado a los hidrocarburos, debe considerar diversificar el sector energético del país. Parte de la respuesta se encuentra en el mismo Proyecto de Nación 2018-2024 de Morena donde establecen “acercarse a países líderes en la transición a energías limpias e incrementar inversiones en materia de energías renovables”. Si el gobierno actual verdaderamente busca reducir la dependencia energética del exterior y volver al sector energético en una de las palancas de desarrollo, es preciso que abandonen la edad de piedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s