Sociedad y Política

De pandemias y paredes

Con dedicatoria a las víctimas, a los gritos, a los muros, a nuestras madres y a ti

La cifra

Ante la declaración de la Fase 2 por parte del Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, miles de familias mexicanas reacomodarán sus rutinas de interacción para poder permanecer en sus hogares por al menos 40 días. Lo cierto es que, una medida tal como permanecer en casa, es escasamente analizada desde una perspectiva de género orientada a la prevención y respuesta efectiva de protección para la realidad de miles de mujeres mexicanas.

Frente a escenarios de crisis, resulta importante entrelazar redes de apoyo que nos brinden las herramientas para lograr comprender que una pandemia también puede generar espacios de proliferación no sólo de un virus, sino de violencia que puede culminar en una muerte no documentada, no publicada y, por ende, menospreciada por la sociedad.

Así es la violencia doméstica, una violencia silenciosa y normalizada derivada de un sistema que reiteradamente se manifiesta conforme con la estandarización de las labores y actuaciones femeninas como inferiores. Resulta tan extraña y a la vez tan común que los hogares se han convertido en fosas vivas, carpetas de investigación y llamadas de emergencia. Tan solo en enero 2020, el informe sobre violencia contra las mujeres publicado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) registró un total de 52,498 llamadas de emergencia por violencia familiar, donde los protagonistas fueron la Ciudad de México con 7,040 llamadas y Nuevo León con 5,708.

Una pandemia también puede generar espacios de proliferación no sólo de un virus, sino de violencia que puede culminar en una muerte

Por otro lado, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia contempla la violencia doméstica como:

“Violencia familiar: Es el acto abusivo de poder u omisión intencional, dirigido a dominar, someter, controlar, o agredir de manera física, verbal, psicológica, patrimonial, económica y sexual a las mujeres, dentro o fuera del domicilio familiar, cuyo agresor tenga o haya tenido relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, de matrimonio, concubinato o mantengan o hayan mantenido una relación de hecho.”

En ese sentido, la ley publicada en el Diario Oficial de la Federación en febrero de 2007 trataba de mitigar conductas e incidencia delictiva en contra de la mujer sin éxito, toda vez que, en septiembre de 2009 con el caso Campo Algodonero, la Corte Interamericana de Derechos Humanos encontró como responsable al Estado Mexicano de prácticas feminicidas y lo urgió a tomar medidas para garantizar el acceso efectivo a la justicia a víctimas de violencia de género que imperaba en el país. Once años después, en la Ciudad de México, tan solo en el mes de enero, su página de datos abiertos registró 3,214 carpetas de investigación por violencia familiar, pero ¿qué indica una cifra tan elevada en un mes en comparación con 2019, donde al año se registraron 18,148 carpetas de investigación en dicha entidad? Es decir, en un mes, 2020 rebasó el promedio mensual de 1,512 casos a casi el triple.

Entendiendo el contexto

La violencia doméstica, un tipo de violencia intrafamiliar, requiere principalmente de dos actores: la víctima y el victimario o agresor. Generalmente, este tipo de violencia es ejercida por un hombre hacia una mujer derivado de la histórica selección de trabajos a desempeñar en el rol cultural. 

Los hogares se han convertido en fosas vivas, carpetas de investigación y llamadas de emergencia

El victimario, de acuerdo al estudio del especialista en psicología social José Alonso Andrade Salazar, se caracteriza por ser una persona con rasgos manipuladores, posee baja tolerancia a la frustración y cuenta con personalidad voluble que lo incita a brincar de un estado de tranquilidad hacia la agresividad en un corto periodo de tiempo, el cual, se encuentra determinado por una dicotomía afectiva, una división interna entre el amor y odio hacia la víctima que se libera a través de las peleas y/o la fuerza. Generalmente, sus conductas fueron aprendidas en su entorno familiar pues ha observado actos violentos, adoptando tales comportamientos en su repertorio conductual, repitiendo dichos patrones. 

Por otro lado, la víctima, según José Alonso Andrade, tiende a presentar carencias afectivas en el hogar que le genera la necesidad de estar acompañada y sentirse amada a pesar de poner en riesgo su integridad psicológica y corporal. Ahora bien, ¿por qué las víctimas deciden permanecer a pesar de vivir en un ambiente violento? Especialistas en medicina legal y forense señalan que una vez que la víctima se ve sometida a la humillación, a castigos, al maltrato y al juego psicológico por parte de su agresor, su autoestima tiende a disminuir, comienzan a cuestionar su capacidad para ser independientes y autosuficientes, tienden a sentir culpa y presentan altos niveles de ansiedad. 

Existen varias manifestaciones de la violencia doméstica, las cuales son graduales y comienzan de manera sutil. En ese sentido, la pregunta obligada es: ¿Cómo saber si alguien se encuentra en una relación violenta? 

El violentómetro, herramienta utilizada para medir la violencia creado por Tronco Rosas, directora por la Unidad Politécnica de Gestión con Perspectiva de Género del IPN, indica que la violencia comienza con el chantaje, las mentiras, cuando una de las partes comienza a ignorar a la otra persona, escenas de celos, ofensas y avanza de nivel cuando el victimario rompe objetos, artículos personales, agrede físicamente bajo la excusa de que es un juego para después no necesitar la excusa y agredir a conciencia. Finalmente, el último nivel incluye encerrar, amenazar, violar y matar. Cualquier relación que se encuentre en segunda fase, fácilmente puede escalar a la última y más grave. 

Otra forma de poder reconocer escenarios y realidades violentas en las dinámicas del hogar es contar con la información precisa de qué tipo de violencia se está viviendo. Resulta importante reconocer que la violencia cuenta con manifestaciones en varias esferas de la vida cotidiana, siendo la psicológica, física, patrimonial y económica, mismas que están orientadas a contrarrestar la autonomía y ejercicio de autodeterminación de la víctima y pueden presentarse de manera aislada o concatenadas. La violencia doméstica puede presentar todos los tipos.

¿Qué puedo hacer?

Ahora bien, conociendo la información, los significados y la visibilización de una cultura machista en el ámbito privado, es necesario reconocernos como agentes de repetición cultural y, hasta el momento en que dejemos de replicar conductas basadas en estereotipos de género, es que escenarios como los de una pandemia puedan significar solidaridad, unión y no un posible feminicidio.

En tiempos tan complejos, hablar de una violencia que no es visible en un espacio público resulta demandante, pues el mismo Estado olvida su deber de prevenir, proteger y garantizar el desarrollo digno en los planes de vida de las personas, aún si eso implica desarrollar políticas públicas o garantizar el acceso efectivo a la justicia a delitos dentro de los hogares.

Escenarios como los de una pandemia puedan significar solidaridad, unión y no un posible feminicidio

Que criminalizar y revictimizar no sean los dos conceptos clave para comprender el fenómeno de la violencia sistemática proliferada por las instituciones gubernamentales con colaboración de la sociedad, cambiemos dichas palabras por reconocimiento, prevención, empatía, libertad y dignidad. Hazles saber que su voz sí atraviesa las paredes.

Números y nombres de organizaciones de atención inmediata enfocados a violencia contra la mujer:

  • Reconstruyéndonos como Mujeres (RECOMU) / 2226535451
  • PLENIA, salud mental y desarrollo emocional/ 2215984401
  • Psic. Karla Portilla Galindo (PLENIA)/ 2221287027
  • EMOTIVA, Psic. Angélica González/ 2227933494
  • Red Nacional de Refugios/Zona Metropolitana: 56749695 Línea nacional: 8008224460
  • El Taller A.C red de apoyo

REDES SOCIALES:

https://www.facebook.com/Reconstruy%C3%A9ndonos-como-mujeres-502431313135995/ https://www.facebook.com/pleniasaludmental/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s