Cultura y Arte

El rey pide

Daniel Arias

Un discurso sirve para activar ciertos mecanismos de la psique. Un discurso bien hecho, hasta cierto punto puede decirse que programa a algunos sectores de la sociedad, lo activa o lo desactiva ante determinados fines. Un buen discurso encuentra la forma de controlar haciendo uso inteligente de todos los aparatos ideológicos y represores del Estado.

Un uso inteligente no debe confundirse con un uso desmedido. El Estado se ve en la necesidad de desplegar al aparato represivo en su máximo esplendor, para acallar y apagar movimientos que se salen de la lógica sistemática y que, a su vez, pretenden golpear al Estado en puntos sensibles. El uso desmedido de la fuerza no es más que un reflejo del fracaso estatal en el manejo del discurso. En cambio, el uso inteligente de los aparatos del Estado es sencillamente utilizarlos en momentos precisos, no hacer uso de ellos es, en muchas ocasiones, un desperdicio.

El Estado como ente no solo “protector y garante” de derechos y seguridad, sino también como mecanismo reproductor de ideología, debe mantener en control social mediante el discurso. Cuestión difícil de lograr al tener en mente que lo social no es un laboratorio controlado, sin embargo, cuando menos debe contener los estallido de violencia y las negociaciones de paz a conveniencia.

Incluso cuando los estallidos y negociaciones respondan al interés propiamente del Estado. Si estas negociaciones o estallidos se dan de forma independiente a las formas oficiales -entendiendo oficialidad como decisiones de Estado sean estas legales o no- entonces el buen manejo del discurso y de los aparatos estatales de nueva cuenta habrán fracasado. Aún con el apego de lo social al discurso hegemónico, pues el adoctrinamiento de la sociedad y de sus ideas y la decisión del Estado acerca de cuando dejar actuar y cuando no, son características ideales de un buen funcionamiento estatal.

El que haya estallido de violencia o negociaciones de paz por parte de entes ciudadanos o de cualquier otro tipo, denota la incapacidad del Estado de poder controlar todos sus elementos. Así también, muestra el goce de libertad social que tienen los sujetos organizados para llegar a acuerdos o conflictos sin la autorización implícita o tajante del Estado.

“El ideal que la política tiene con respecto a los gobernados es sencilla: obediencia, lealtad, disciplina. Conceptos clave de las dictaduras”.

Lo anterior hace la descripción de un Estado que tiende a la autocracia, pero es que, en términos reales, el ideal oculto de cualquier forma de gobierno moderna-occidental es el control total de todos los elementos que integran al cuerpo político. Un presidente, rey o primer ministro en el discurso políticamente correcto seguramente enarbolará la libertad, justicia y la heterogeneidad identitaria y por ende de ideas como sus estandartes políticos. Sin embargo, el ideal que la política tiene con respecto a los gobernados es sencilla: obediencia, lealtad, disciplina. Conceptos clave de las dictaduras, pues es más sencillo tener control de un solo cuerpo, que de muchos.

Los Estados en el entendimiento occidental, tienden a la integración de los grupos heterogéneos, en una sola lógica oficialista, ya sea por el contrato social o por la fuerza, siendo la fuerza la parte del contrato social de la que nadie habla. Asimilan sectores sociales y a los que no se ajustan a estas formas, se les extermina o se les encierra (apartheid, reservas indias).

En este sentido, la aparición de grupos fácticos es una respuesta natural a la presión estatal ejercida sobre ciertos sectores. Esta presión se comprende desde un doble nivel, por un lado, la presencia exagerada del Estado por medio de la policía o de la milicia, y por otro la ausencia completa del mismo en ciertas territorialidades. La aparición de estos nuevos grupos que se contraponen al poder y al monopolio exclusivo de la violencia por parte de Estado, son un grito distorsionado de libertad y de la identidad propia. Del excluido que nunca fue integrado o se sintió integrado a lo social.

Un grupo fáctico se presenta al público como una forma desesperada de existir, de decir “Yo soy, nosotros somos, yo soy porque nosotros somos y estoy aquí porque estamos aquí”. La presentación de un grupo fáctico al público contextualiza al sujeto, es decir, le devuelve un espacio y un tiempo que le fue arrancado por un Estado que lo trató de convertir en masa.

“La presentación es entonces hacerte visible ante otros y la presentación del “otro” ante el “yo””.

Un grupo de narcotraficantes se presenta ante una sociedad, ante una ciudad mediante mensajes y símbolos que le brindan la capacidad de asombrar al otro que finalmente los nota. Un nuevo partido político se presenta ante la sociedad con expresiones de apoyo, con símbolos, fiestas y discursos. Un grupo terrorista se presenta ante el mundo y particularmente ante el imperio con mensajes disruptivos de la moral y por ende, de estatus quo y del sentido común, rompe con la ideología imperante.

La presentación es entonces hacerte visible ante otros y la presentación del “otro” ante el “yo” es en su generalidad “violenta” ante nuestros ojos pero es que es una forma desesperada de demandar una existencia negada por en establishment. Una forma de diferenciación y de presentarse como protagonistas del momento histórico solo funcional por la tensión de fuerzas contradictorias.

Todo se reduce a una cuestión de pertenencia, la pertenencia es identidad y la identidad es existencia. La identidad es entonces, una necesidad existencial que se le niega a distintos grupos por no pertenecer a las lógicas del sistema, por no ajustar su temporalidad y espacialidad a la hegemónica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s