Expresiones

Las alegrías del hogar

Alejandro Reyes

IV. Un novio menos

Esta semana ha estado media pesada, ¿no? Ahora sí que se nos juntó la lavada con la planchada. Pero bueno, entre tanta tragedia que no parece disminuir en este México Mágico (siguen asesinando a diez mujeres diariamente), una buena noticia: habemus nuevo himno jotero. Danna Paola, divina, reina de la mar, inalcanzable, perrísima, nos obsequió nada más y nada menos que Sodio. Saladas, quedamos.

Fue como cuando tu jefe te regala algo que no pediste, pero agradeces el gesto. Te da el sentimiento bonito, te empodera. Así con Sodio. ¿Qué más le podíamos pedir a esta niña? Ya nos había dado Elite, La Academia, Oye Pablo, memes de sobra, stickers, gifs, todo. Se rifó, la neta.

Pero más que la canción, me gustó el video. Si aún no lo han visto, se los resumo: Danna Paola, sirena varada en una playa de Progreso (probablemente lleno su estómago de plástico) se enamora de “una amiga más” que la encuentra cuando se le descompone el coche. Después de pedirle que arregle su convertible (son excelentes mecánicos, las sirenas), el wey la pasea y salen a bailar. Luego le propone matrimonio y todo bien, ¿no? Danna Paola se regresa al mar a avisar a sus papás que ya la pescó un marido (¿o fue a apartar los recuerditos y el centro de mesa?) y el otro le pone los cuernos con un chacal, amigo suyo del bar. Claro que cuando llega la boda, el vato se raja y la deja plantada en la iglesia. Crista. Plot twist: Danna se porta como verdadera diosa de las aguas internacionales y hasta le lleva al chacal de la mano, para que se den bien: “quiero verte feliz, aunque sea con… él”.

El tema de las beards es complicado. Y no, no me refiero a las barbas que intenta hacerse crecer mi novio a base de Minoxidil, sino a los heterosexuales que sin darse cuenta (o haciéndose los que la virgen les habla) terminan víctimas de la heteronorma, haciendo pareja con homosexuales. Quizás ya no sea tan común en las nuevas generaciones (gracias representación), pero aún tengo amigos gays que tuvieron novias antes de salir del clóset. Incluso me ha tocado conocer a gente mayor que se descubrió gay ya teniendo esposa o hijos. Está cañón tener que renunciar a una parte fundamental tuya solo por mantener una apariencia. Porque al final, pues sí se desarrollan vínculos afectivos, sí hay amor, pero salen lastimados.

Otra cosa que le aplaudo a Sodio es que no cae en la parodia, en el chisme: que si a Fulanita ya le pasó, que la otra ni se ha dado cuenta. Simplemente abre la conversación sobre las beards, como la abre Manolo Caro en su obra: que si en “La Casa de las Flores” Paulina de la Mora está casada con una trans; que si en “Elvira”, el marido se va de loca con Luis Gerardo Méndez (nada tonta); o en “No sé si cortarme las venas…”, Luis Gerardo Méndez engaña a su mamá viviendo con su “novia” cuando, en realidad, se anda sabroseando al vecino futbolista.

Está cañón tener que renunciar a una parte fundamental tuya solo por mantener una apariencia. Porque al final, pues sí se desarrollan vínculos afectivos, sí hay amor, pero salen lastimados

A riesgo de echarme a mucho fan, podría jurar que ya nos habían dado Sodio antes. Solo que como no estábamos preparados, ni nos supo. Me refiero a “El Balneario” de Amandititita. Claro, eran otros tiempos. A diferencia de el openmindness  de “si nos gusta lo mismo, ay niño, ya es de noche, vamos a brillar”, Amandititita nos servía “eso no es respiración de boca a boca, ¡qué poca!, se están besando en la boca. Me quedaba claro como el cloro de la alberca, lo que a ti te gusta es nadar de reversa”. Poteito potato.

A riesgo de echarme a mucho fan, podría jurar que ya nos habían dado Sodio antes. Solo que como no estábamos preparados, ni nos supo

Amigas, ya sé que están las cosas de la chingada, pero solo nos queda estar unidos. Ánimo. Son tiempos en los que necesitamos el apoyo de todos. Y para aquellos que aún no han podido salir del clóset, escuchen a Danna Paola, vean las películas de Caro, lean esto (?). No están solos, neta.

¡Ah! Y redescubran a Amandititita, la Reina de la Anarcumbia. No se van a arrepentir.

Categorías:Expresiones

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s