Sociedad y Política

El problema más grande en México son los mexicanos

Judith Romero

Vivimos en un modelo social que pareciera haber sido diseñado para mantenernos ignorantes, críticos y apáticos. La ignorancia parte por algo a lo que llamo el efecto espejo: el espejo refleja la realidad, pero también es el arma perfecta para el engaño.

Gran parte de la población mexicana ha sido engañada bajo un esquema social de corrupción y una población vulnerable al que todo le llega “gratis” en forma de apoyos y programas. Por ello, creo que todo lo que es gratuito es peligroso, ya que por lo general implica alguna treta o un compromiso oculto. Pues el mejor engaño es aquel que aparenta ofrecer opciones al otro: sus víctimas sienten que controlan la situación, pero en realidad no son sino títeres en sus hábiles manos de quienes lo moderan.

El problema no radica solamente en la clase gobernante, este se origina en todos los mexicanos que han decidido, a través de sus acciones, impedir que el país prospere cuando no respetamos los espacios de las personas con discapacidad, cuando nos saltamos el alto, cuando tiramos la basura en las calles, cuando nos quejamos y no hacemos nada por cambiar, cuando damos una “mordida” para evitarnos los trámites burocráticos, cuando no pagamos impuestos, cuando no nos informamos, etc. El resto de las historias ya las saben. Entramos en un círculo de dependencia, que claramente no se rompe porque estamos acostumbrados a que el gobierno nos da todo y en México no pasa nada.  

Gran parte de la población mexicana ha sido engañada bajo un esquema social de corrupción y una población vulnerable al que todo le llega “gratis” en forma de apoyos y programas

Como resultado del efecto espejo nos encontramos ante un sistema que busca culpables en lugar de soluciones. Por ello, como mexicanos, no hay que esperar que sea el gobierno que nos de todo. No podemos conformarnos y contar siempre con los “apoyos” del gobierno. Su rol no debería de ser otorgar subsidios y apoyos económicos, pero sí tiene la responsabilidad de generar estrategias para el desarrollo y estabilidad de nuestro país.

No deberíamos esperar a que solo una persona resuelva los problemas de todos, porque podremos tener el mejor o el peor presidente, pero nada cambiará si los ciudadanos no cambiamos nuestras acciones.

Como resultado del efecto espejo nos encontramos ante un sistema que busca culpables en lugar de soluciones. Por ello, como mexicanos, no hay que esperar que sea el gobierno que nos de todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s