Expresiones

Las alegrías del hogar

José Alejandro Reyes

III. De cómo hacerle ver al que está viendo

Amigas, confieso que tengo un crush enorme con Ray Contreras. ¿Ya vieron Zona Rosa, en Netflix? Yo, un poquito fangirl, un poquito stalker, desde que lo vi comencé a seguirlo en “Insta” (chacaleras, de nada) y a ratos busco videos suyos en Internet pues porque no tengo nada más que hacer. El caso es que en un stand up abre con una frase que me parece genial: “Yo soy Ray Contreras y soy homosexual. Si no se los dijo mi ropa, se los estoy diciendo yo ahorita. Perdón a la fila de enfrente que me va a ver los huevos todo el show”.

Me parece genial porque me recordó a algo que le leí a Monsiváis sobre la pose: “[Al gay,] posar como lo que es es un ‘salto dialéctico’. Así son los afeminados, pero si alguien desborda el límite de su estilo, así ya no son. La parodia devora a lo parodiado”. Ray, con toda la intención, se burla de sí mismo antes que lo hagan los otros. Y con su pose (en este caso un short que apenas si le cubre algo) se inventa a sí mismo y reta a la audiencia. ¿Quién se atreve a decirle algo?

Le aplaudo a Ray que sea una inventada, porque yo sí creo que una debe inventarse. De vez en cuando, de que el “chiquichor”, el “pelatzo” güero, la perforación, los ademanes, el joteo, la columna semanal, todo se vale. Porque la invención es a la vez barrera y carta de presentación, en la Comunidad o fuera de ella. “Lo que se ve no se pregunta” decía el JuanGa. Yo agregaría: porque la pregunta cansa.

Frase típica de buga: “¿Apoco eres gay?, wey, ni se te nota…” Como si fuera un cumplido, ¿no? O como si tuviéramos que cargar 24/7 con un cartel que diga “sí, me gusta el arroz con popote”. Y aunque trajéramos cosido el triángulo rosa en la ropa, no faltaría quien lo creería una moda de Zara. A veces ya no sé si esta ceguera es en verdad inconsciente o si, por estar tan ciscados en ser tan propios y no andarse con prejuicios, dimos como generación un “salto dialéctico”: no se asume lo que, por ser obvio, se asumiría en otro contexto.

“La invención es a la vez barrera y carta de presentación, en la Comunidad o fuera de ella. ‘Lo que se ve no se pregunta’ decía el JuanGa. Yo agregaría: porque la pregunta cansa”

O al revés: se asume lo que no es obvio. Hace un mes, nos llegó una joyita de frase a mi novio y a mí: “¿son hermanos?”. Estábamos inscribiéndonos a clases de natación. Literalmente, la señorita había leído nuestros nombres completos, en voz alta, de las formas que acabábamos de llenar. Con todo respeto: no mame (también nos pasó terminada la primera clase, mientras nos duchábamos con los demás compañeros).

La siguiente clase fui en un speedo que no dejaba mucho a la imaginación y con una gorra de arcoíris. Asunto arreglado. Pero bueno, si les contara la cantidad de cosas que nos han dicho, no acabo. Todavía no se me olvida cuando mi prima me preguntó en la peda (quote on quote): “¿Eres una pasiva?”. Nomás porque me cae rebien no le menté la madre. Esta semana, amigues, les invito a inventarse (y porái, a dejar de hacer preguntas pendejas). Prueben cosas nuevas, busquen inspiración, aprovechen que el love is in the air para producirse. Como dicen por ahí: si una no se inventa, ¿quién lo va a hacer? Y por favor, échenle un ojo al perfil de Ray Contreras y me avisan qué les parece, porque mi novio dice que no está taaan chido.

I beg to differ.

Categorías:Expresiones, Sociedad y Política

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s