Ciencia y Tecnología

Violencia Sexual

Ruth Guerra

¿Cómo te imaginas a una persona que ejerce violencia sexual?

La violencia sexual es un término que engloba violación o agresión sexual, incesto, abuso sexual de menores, abuso sexual en la pareja, contacto sexual o caricias no deseadas, acoso sexual y explotación sexual.

En la actualidad es un tema muy sonado, particularmente impulsado por los movimientos feministas como el movimiento #MeToo para denuncias le dan más voz a hechos de violencia que antes se reportaban muy poco, estimándose. En México, solo el 10% de las y los sobrevivientes lo denunciaban.

Esto nos permite tratar de comprender la magnitud del hecho, de acuerdo con Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2019), 19.2 millones de mujeres fueron sometidas en algún momento de su vida a algún tipo de intimidación, hostigamiento, acoso o abuso sexual.

Pero ¿qué es lo que nos imaginamos? ¿Cómo creemos que es una persona que ejerce violencia sexual? Personalmente me imaginaba a un individuo con poca educación, verbal o físicamente agresivo, con una vida traumática, violenta, etcétera.

Al cuestionarme de dónde surgen estas características en mi imaginario, identifico que las he tomado muy probablemente a través de lo que he visto una y otra vez en los medios de comunicación. En las películas, en las series de televisión de criminales o los noticiarios usualmente los perfilan con un estereotipo más o menos parecido al imaginario común. Nos dejan al público con la sensación de que lo podemos identificar fácilmente, que es ajeno a nuestra vida cotidiana y de que el sistema de justicia siempre lo encontrará y lo detendrá.

“19.2 millones de mujeres fueron sometidas en algún momento de su vida a algún tipo de intimidación, hostigamiento, acoso o abuso sexual”

¿Pero en realidad así son todas las personas que ejercen violencia? Me atreveré a decir que si bien algunos perfiles de conducta y de personalidad son reales, no son el común denominador. Puedo reconocer que mi idea (y sospecho que la de muchas otras personas) en realidad no está equivocada pero si limitada sobre la persona que ejerce violencia sexual.

Lo sorprendente y los hechos reales son que quizás la persona que ejerce violencia sexual puede ser un tipo común, como mi vecino, mi maestro, o un miembro cercano de mi familia. Diversos organismos internacionales dedicados a la salud y a la protección contra la violencia como la UNICEF y la ONU estiman que de los niños que vivieron algún tipo de violencia sexual 9 de cada 10 casos fueron ejercidos por un familiar o por una persona cercana a ellos.

Esto me lleva a reflexionar sobre el concepto que tenemos de un perfil único y ajeno a nuestra vida cotidiana de las personas que ejercen violencia. Lo que genera que no estemos preparados para una realidad distinta en la que es probable que una persona a quien le tenemos confianza y afecto sea la que realice este tipo de actividades. ¿Te imaginas que tu pareja o hijo/a sea acusado/a de este tipo de prácticas? ¿Cómo lo afrontarías?

¿Estamos listos para afrontarlo? Es un tema que por pura estadística, me atrevo a decir que nos afecta a todas y todos en algún momento de nuestra vida ya sea de forma directa, indirecta o ambas.

Aún está en el aire el saber si las personas que ejercen violencia sexual pueden modificar sus conductas o reincidirán una y otra vez en sus actos. Considero importante estudiar las razones por las cuales ejercen este tipo de violencia buscando comprender a manera de buscar una solución a este fenómeno social.

Reconocer que el altísimo número de personas que ejercen este tipo de prácticas me hace cuestionarme si patológizar y etiquetar genera que estemos sesgando el fenómeno y evitando encontremos una solución efectiva a este tipo de comportamientos.

Los modelos de atención actuales como son las técnicas de psicoterapia y la propuesta por una legisladora mexicana sobre la castración solo permiten atender los casos reportados, que representan un pequeño porcentaje de los casos reales.

Es importante continuar visibilizando el alto número de casos de violencia sexual. Investigar científica y éticamente sobre sus causas y consecuencias desde un enfoque multidisciplinario para concienciarnos como sociedad. Sobre todo para crear estrategias que planteen una solución a este fenómeno desde un enfoque preventivo y que no solo genere una forma de entretenimiento más para los medios de comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s