Cultura y Arte

Spotify Awards: premiando a sus favoritos

Etienne Ricárdez

El 5 de marzo del 2020 se celebrarán, por primera vez, los Spotify Awards. La sede será la Ciudad de México y bueno, me enorgullece comentarles algo que descubrí y que quizá tú, que estás leyendo esto, vives (o padeces) pero aún no te has dado cuenta.

Resulta que los premios están basados en las reproducciones. Bueno, hasta ahí nada va mal, es un buen parámetro porque captura en su manera más nítida lo que nosotros como “streamer-escuchas” nos gusta.

En fin, para “ayudar” a la premiación de este magno evento, Spotify nos hizo el favor de generar una playlist en donde se encuentran canciones que nos “gustan”.

Hasta aquí, todo increíble. Vi que me hicieron una playlist, me enteré de los premios, le puse play y, de repente, sin aviso ni advertencia, suena Bad Bunny. Y digo, no es que tenga algo en contra de sus canciones con rimas en infinitivo que promueven conductas misóginas, machistas y de consumo conspicuo, nada de eso, simplemente que yo no escucho a Bad Bunny.

(El autocorrector pone “Bad Benny” cada que escribo Bad Bunny, lo dejaré así porque me causa mucha gracia y me da demasiado coraje cambiar la palabra cada vez que me la corrigen. Perdón por la interrupción).

Me puse a explorar la playlist y resulta que, en efecto, hay canciones que escucho. Aparecen Calle 13, Canserbero, Macklemore, pero en la lista empiezan a aparecer nombres como Piso 21, Ricardo Arjona, J Balvin, el ya mencionado Bad Benny y peor aún, gente que yo ni siquiera ubico como Rels B, Micro Tdh, Rels B otra vez, Nanpa Básico, Rels B una vez más, Charles Ans, Adriel Favela, una maldita vez más Rels B… en fin.

¿Cuál es el problema aquí? Algo que se llama path-dependency que, en palabras coloquiales significa: el futuro depende del pasado. Existen muchos ejemplos, en especial de economía institucional. Por decir uno: la corrupción.

La corrupción es un fenómeno que persiste a lo largo de la historia de muchos países porque en el pasado le ha funcionado a bastante gente para enriquecerse y salir impune. ¿Qué genera eso? Que la corrupción persista porque la gente vio cómo en el pasado hubo corruptos que salieron ilesos y, consecuentemente, habrá gente que decida corromperse. Dicho de otro modo: “si él pudo, ¿por qué yo no?”.

Lo que pasa con Spotify es un poquito diferente. La música que es reproducida muchas veces tiene probabilidades muy altas de entrar en las listas de Top 50. Una vez que una canción entra en esa lista, recibe aún más reproducciones. Y, dado que es más popular, compra un nuevo boleto para estar en el Top 50. Es un círculo que es muy difícil de romper.

¿Cuál es el problema aquí? Algo que se llama path-dependency que, en palabras coloquiales significa: el futuro depende del pasado

Yo no tengo nada en contra de los artistas que mencioné anteriormente, a muchos ni los conozco, pero me parece un poco injusto que Spotify quiera premiar a sus favoritos dándoles un lugar en su playlist. Lugar que no se ganaron de manera meritocrática, sino por un algoritmo.

En fin, esperemos a ver quienes salen premiados el 5 de marzo, pero les podría adelantar un poco: Ed Sheeran, Post Malone, Drake, Billie Eilish, Ariana Grande y, de los latinos, Bad Benny, Anuel AA, Ozuna, Maluma y todos los reguetoneros que siempre están en el Top 50 México.

Jeje, Bad Benny.

Categorías:Cultura y Arte

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s