Sin categoría

México sin carácter golpista

Judith Romero

Las ideas no flotan en el aire, están enmarcadas en un contexto histórico y se encuentran socialmente condicionadas por un “clima cultural”.

En un recorrido dentro de un laberinto de espejos nos refleja la historia política, social y cultural de nuestro país. Nos volvemos espectadores de las acciones de nuestro gobierno, nos vuelven los recuerdos de crisis e inestabilidad social y económica, de inconformidad. Nos sentimos leales a nuestra ideología política. Nuestro clima cultural como mexicanos es tan conformista que nos hemos acostumbrado a pasar de un México malo a otro México malo, nos aqueja, pero no nos sorprende.

Se puede ampliar el presente tanto como se quiera, o lanzarse vertiginosamente hacia el futuro, o dar marcha atrás que es lo más peligroso porque ahí están los recuerdos, todos los recuerdos, los buenos, los regulares y los execrables. Ahí están las grandes lealtades y también las grandes traiciones. Ahí está lo que uno pudo hacer y no hizo, y también lo que pudo no hacer y sí hizo. La encrucijada en la que el camino elegido fue el erróneo.

Y ahí empieza la película, es decir, cómo habría sido la historia si se hubiera tomado el otro rumbo, aquel que entonces se descartó. Generalmente, después de varios rollos uno suspende la proyección y piensa que el camino elegido no fue tan equivocado y que acaso, en igual encrucijada, hoy la elección sería la misma. Con variantes, claro. Con menos ingenuidad, por supuesto. Con más alertas, por las dudas.

” ¿Por qué los mexicanos no buscaron un golpe de Estado en el sexenio pasado?”

Ahora bien, en este contexto, México no tendría un golpe de Estado, pues nuestro clima cultural ni siquiera está encaminado a ser una sociedad “golpista”. Sin embargo, si existiera la posibilidad de un golpe de Estado en México, ¿los civiles seriamos los interesados en generar este levantamiento?

Yo no lo creo, me parece que hay grupos políticos – civiles que tienen más que perder en este gobierno que los civiles mismos. De tener un carácter golpista, ¿porque los mexicanos no buscaron un golpe de Estado en el sexenio pasado?

Pues toda revolución alienta una vocación de refundación social plena, pretende subvertir el orden existente y abrir horizontes de futuro que apuntan a una nueva época distanciada radicalmente del antiguo régimen que pretende abolir.

No siempre se cumple esa pretensión, a menudo se crea más bien cierta impresión de cambio o de refundación dado que en la realidad coexisten procesos de cambio y de continuidad, de permanencia y de transformación; sin embargo, todo lo que actúe contra la legitimidad y pretenda usurpar el poder golpea los fundamentos del Estado de derecho; en definitiva, ataca a la soberanía, que es el poder.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s