Sociedad y Política

ISIS, Estados Unidos y los Kurdos: ¿qué está pasando y qué está por pasar?

Nicole Schmidt

No se puede culpar a nadie por no entender realmente lo que sucedió y lo que sigue sigue sucediendo en la crisis Siria. Variables como el autoritarismo de Bashar al-Assad, la presencia amenazante del Estado Islámico, la demanda de un territorio propio por parte de los Kurdos y el juego de poder entre Estados Unidos y Rusia plantean un escenario de complejos manejos políticos y militares.

Lo que sucede en esta parte del mundo suena como algo que no debe preocuparnos demasiado o como algo que difícilmente puede afectarnos. Sin embargo, lo que ha pasado en los últimos días puede dar pie a que en un futuro no muy lejano ISIS recupere la fuerza que con tanto esfuerzo se logró mitigar y amenace con más estridencia a oriente, occidente y al mundo en general. 

Entre insultos, gritos de rechazo y una lluvia de papas, las tropas estadounidenses se retiraron el pasado 21 de octubre de Siria bajo orden directa de Donald Trump. Las papas las lanzaban los Kurdos quienes, hasta hace poco, eran aliados de Estados Unidos y con quienes hombro con hombro lograron hacer desaparecer a ISIS de Siria. Hoy, Estados Unidos no es más que un traidor para ellos.

Pero, ¿quiénes son los Kurdos? Los Kurdos son la minoría étnica más importante de Medio Oriente, la cual ha soñado por más de 100 años con tener un territorio propio. Ante la ausencia de un estado que los una, viven dispersos en una región montañosa localizada entre cuatro países: Turquía, Irak, Irán y Siria. Pero a pesar de su dispersión, a los Kurdos los une una lengua propia y una cultura ancestral, pero sobre todo, los une un mismo anhelo: el de erigir su estado propio, “Kurdistán”. 

Los Kurdos han peleado en el bando de Estados Unidos desde la Guerra del Golfo y posteriormente en la Guerra de Irak. Hasta hace poco, ambas partes colaboraban uniendo fuerzas en contra de ISIS, el grupo terrorista más peligroso del mundo que logró dominar una extensión territorial tan grande como Gran Bretaña e infligió terror en más de 3 docenas de  países. De hecho, fue gracias al apoyo de los Kurdos que después de años de búsqueda Estados Unidos logró encontrar a Abu Bakr al-Baghdadi,  líder de ISIS, quien al ser descubierto decidió hacer explotar su chaleco bomba hace apenas unos días.

” La “traición” de Estados Unidos estriba en esto: se fueron sin avisar y dejaron completamente desprotegidos a sus aliados”.

Los Kurdos probaron ser un aliado indispensable de EUA en la lucha contra ISIS a tal grado que juntos lograron desaparecer la presencia de este grupo terrorista en Siria, cuando hace tan solo unos años ocupaban más del 30% del territorio. Además, Estados Unidos protegía a esta  minoría que es atacada por los gobiernos de Siria y Turquía, ya que consideran que los Kurdos son terroristas y una amenaza a su integridad territorial.

La “traición” de Estados Unidos estriba en esto: se fueron sin avisar y dejaron completamente desprotegidos a sus aliados. Una acción completamente inhumana que costó la vida de muchos, ya que, inmediatamente después de la inesperada retirada de EUA, los turcos invadieron la zona fronteriza donde operaban los Kurdos dejando al menos 120 muertos  y 180,000 desplazados.

Ante este resultado fatal, la decisión de Trump ha sido ampliamente criticada, incluso por notables republicanos, porque va en contra de las recomendaciones del Pentágono y del Departamento de Estado; quienes consideran importante mantener una pequeña presencia de tropas en el norte de Siria para ayudar en la lucha contra Estado Islámico.

Sin embargo, la justificación de Trump de abandonar la zona fue: “I don’t wanna be in Siria forever, it’s sand and it’s death”, pero los analistas indican que  la decisión fue tomada para evitar más tensiones con el gobierno de Turquía y para sacar a Estados Unidos de guerras lejanas, una promesa de campaña de Donald Trump.

Por ahora, solo queda ver si las decisiones recientes de Trump en medio oriente repercutirán en occidente y en qué magnitud.

Lo que podemos saber de antemano es que la salida de Estados Unidos deja: 1) sin vigilancia a cerca de 10,000 prisioneros de ISIS de los cuales se estima que al menos 100 ya escaparon; 2) un vacío de poder en la defensa contra el ISIS y con esto  posibilidad para que se fortalezca el Estado Islámico; 3) la ampliación de la esfera de poder de Rusia por medio oriente, quien rápidamente se coronó como el nuevo mediador en el conflicto; 4) un daño grave a la reputación de Estados Unidos como aliado político y militar; y la consecuencia más grave, 5) una situación en la que la balanza se inclina a favor de Rusia, Turquía, Siria – tres estados sumamente autoritarios – e ISIS. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s