Ciencia y Tecnología

El poder de la mente

Mariana Gómez

Estoy haciendo mi servicio social en un centro de investigación, llevo algunas clases con alumnos de maestría como bioestadística y epidemiología, y fue algo que vi en una de esas clases que me puso a pensar sobre el impresionante poder de la mente.

Un tipo de estudio son los ensayos clínicos, en los cuales se divide a la población de estudio en dos grupos de manera aleatoria, y a uno de ellos se le da el tratamiento a investigar y al otro se le otorga un placebo. A mi no me deja de sorprender la mejoría clínica que presentan los pacientes con el poder del placebo.

Y sí, en efecto, un placebo no es más que una sustancia inocua que ingiere el paciente pensando que es el tratamiento real. No hay ningún efecto farmacéutico que posea, no es un principio activo, ni se obtiene ningún beneficio al tomarlo.

Sin embargo, los pacientes mejoran en base a la sugestión, creen que pueden mejorar. Su propia mente es quien se convence de que está ingiriendo un tratamiento que va a mejorar las condiciones clínicas, y estas mejoran.

Este principio se aplica a muchas terapias de la medicina no convencional, y a una práctica (la cual no apoyo) que es la homeopatía. La mente puede llegar a ser tan poderosa que sola puede encargarse de mejorar el cuerpo, sin necesidad de una terapéutica convencional.

” Por más fármacos que le demos a un paciente, si no sanamos su mente no podremos erradicar la enfermedad”.

Este hilo de pensamiento se suma a algo que he visto se ha popularizado mucho en estos últimos meses, y esto es la ley de la atracción. Inicialmente, muchos la conocimos leyendo el libro “El Secreto” o viendo la película del mismo nombre. Y en resumidas cuentas, la ley de la atracción es un supuesto de que cualquier cosa que desees, puedes obtenerla con el poder de tu mente.

Se utilizan bases de la metafísica, en la cual se explica que todas las ideas y realidades posibles ya existen (como el mundo de las ideas de platón), solo hay que utilizar la frecuencia vibratoria propia para alinearse con la frecuencia vibratoria de aquello que deseamos.

Y sin desviarme tanto del tema, me parece interesante el hecho de que la comunidad científica se base tanto en aquello que es comprobable y tangible para calificarlo como válido, y sin embargo un estándar de oro para los ensayos clínicos es el depender del poder de la mente, y el efecto que el placebo tenga sobre los pacientes.

La ley de la atracción podría ser vista como un efecto placebo. No porque algo no pueda ser observable por el ojo humano, significa que no exista, que no sea real, o que no tenga efectos verdaderos para la vida y salud del ser humano. De ninguna forma desacredito la medicina convencional, soy médico y sería ilógico que lo hiciera. Sin embargo, considero que la raíz de la enfermedad radica en la mente. Por más fármacos que le demos a un paciente, si no sanamos su mente no podremos erradicar la enfermedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s