Economía

Crisis de diálogo

Autor: Manuel Collazos

El lunes se vivieron momentos cruciales en la historia de la política peruana. El presidente de la República, Martin Vizcarra, anunció el cierre del Congreso. El pronunciamiento se dio posterior a la presentación de la cuestión de confianza por parte del primer ministro y a la interpretación de esta como negada debido a la elección del primer miembro del Tribunal Constitucional cuando primero debió ser debatida la cuestión de confianza.

Causas del cierre del Congreso

Días previos a lo acontecido ya se podría presentir que lo peor de esta crisis política estaba por venir. El pasado viernes, el presidente anunció que presentaría una cuestión de confianza para cambiar las reglas de elección de los magistrados del Tribunal Constitucional, pese a ello el congreso programó para el pasado lunes la votación para la elección de los magistrados.

En ese sentido, el lunes pasado, el Congreso decidió continuar con lo programado; hecho que fue tomado por el ejecutivo como un acto de provocación, y en virtud de ello, durante la mañana del mismo lunes, el primer ministro, Salvador del Solar, se presentó en el hemiciclo para presentar la cuestión de confianza y de esta manera se pueda debatir este tema previamente a la elección de los miembros del Tribunal Constitucional.

No obstante, ante dicho escenario y posterior a la presentación del primer ministro, el parlamento decidió continuar con lo programado, procediendo a votar para la elección del primer miembro del Tribunal Constitucional y argumentando que el debate de la cuestión de confianza se iba a realizar luego de dicha votación. De este modo, el parlamento aprobó la elección del candidato Gonzalo Ortiz de Zevallos Olaechea como magistrado del Tribunal Constitucional.

Acto seguido a dicha votación, el presidente a través de un mensaje a la nación anunció que disolvía el congreso debido a la negación de la confianza al no debatir primero la cuestión de confianza.

Importancia del Tribunal Constitucional

A diferencia de las anteriores discrepancias entre los poderes ejecutivo y legislativo, el detonante de la actual crisis política que vive el país se debe a la elección de los miembros del Tribunal Constitucional.

Por lo tanto, la pregunta que surge es, ¿Por qué es importante la elección de los miembros del Tribunal Constitucional?

El Tribunal Constitucional es el máximo órgano de interpretación de la constitución peruana y funciona de manera independiente y autónoma. Sin embargo, el congreso se encarga de la elección de sus miembros ante el vencimiento del periodo de los actuales magistrados.

Para este caso la modalidad de postulación se realizaba mediante invitación, donde cada bancada parlamentaria proponía a sus candidatos. Modalidad de postulación que evidentemente no estaba de acuerdo el poder ejecutivo y por la cual se generó el conflicto.

Asimismo, ante el vencimiento del periodo de los actuales magistrados, algunos de los temas de suma importancia que tendrán que decidir los futuros miembros del Tribunal, son; la libertad de Keiko Fujimori, la libertad de Alberto Fujimori, los “codinomes” de Odebrecht y el acuerdo de colaboración eficaz de Odebrecht.

Reacciones posteriores al cierre del Congreso

Luego de dos horas del anuncio del cierre del congreso, el parlamento decidió hacer caso omiso ya que consideraba que era un acto inconstitucional por parte del presidente; por lo tanto, en virtud de ello, el parlamento presentó una moción de suspensión del presidente de la republica por “incapacidad temporal”, la cual termino siendo aprobada. Posterior a dicha aprobación, la vicepresidenta Mercedes Araoz ingresó al parlamento para juramentar como “presidenta encargada”; situación que generaba mayor confusión entre la población ya que hasta en ese momento había dos interpretaciones de respuesta a la cuestión de confianza.

Esa postura fue un grave error por parte de Mercedes Araoz ya que validaba un nombramiento inconstitucional siendo ella la vicepresidenta del actual gobierno y habiendo sido testigo de la negativa por parte del parlamento para debatir la cuestión de confianza antes de seleccionar a los miembros del Tribunal Constitucional. En el peor de los casos considero que el que debió asumir esa “presidencia encargada” debió haber sido el presidente del congreso en virtud de su cargo político.

Finalmente, luego de la confusión generalizada por el nombramiento de una nueva presidenta, la cual era reconocida por el congreso. Quedaba pendiente conocer la posición de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional como instituciones que velan por el orden público y defienden la soberanía e integridad territorial.

Duda que fue aclarada luego que dichas entidades emitieran un documento donde reafirmaban el respaldo a Martin Vizcarra como presidente de la República del Perú.

Tomando en consideración los acontecimientos descritos, creo que es conveniente que, en aras de mantener la estabilidad política, el Tribunal Constitucional debería pronunciarse para dirimir sobre la disolución del Congreso dando legalidad y legitimidad a las decisiones institucionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s