Deportes

El ciclo de la vida

Es oficial, los Pioneros de Querétaro se integraron a la Liga de Futbol Americano Profesional (LFA) dejando herida de muerte a Football Americano de México (FAM). Siendo realistas, desde su concepción, a la FAM le tocó el camino en subida y de rodillas. El proyecto encabezado por Edgar Zapata -ex quarterback de los Aztecas UDLAP (1991-1995) y miembro fundador de la LFA- fue presentado con bombo y platillo, anunciando como principales atractivos: mejores sueldos y jugadores inscritos en el Seguro Social. Y aquí iniciaron los problemas.

Se anunció que la liga contaría con ocho equipos, aunque al final, iniciaron temporada solamente 5; Pioneros (Querétaro), Tequileros (Guadalajara), Centauros (Ciudad Juárez), Bulldogs (Naucalpan) y Titanes (Ciudad de México). Mientras que las primeras tres reportaron buenas entradas, las otras dos quedaron a deber y no solamente en las tribunas. Jugadores que -a la fecha- no han recibido sus sueldos completos y tuvieron que pagar gastos médicos con recursos propios. Titanes se quedó sin dinero para el transporte, perdiendo el partido con Centauros por ausencia. Por su parte, Bulldogs peregrinaron la mitad de la temporada jugando en múltiples campos. Solamente quedó incertidumbre al final de su primera temporada.

Cada publicación en redes sociales de la FAM es inundada con comentarios pidiendo respuesta al problema de los pagos. A pesar de esto, el 31 de Julio anunciaron su nueva franquicia: Caudillos de Chihuahua. El 22 de agosto, Pioneros -primer campeón de la FAM- hacía oficial su salida. Este miércoles anunciaron oficialmente su entrada a la LFA. En ese momento comenzaron los rumores de la salida de Tequileros, pues es el único equipo restante que ha mostrado solvencia económica en la FAM. 

¿La FAM sobrevivirá?

Lo dudo. En Facebook, tres horas después de oficializar la salida de Querétaro, anunciaron otro equipo de expansión, solamente una publicación de un posible logotipo, pero sin mayor novedad de parte de la liga. En Twitter (@Soy_FAM) no han publicado nada desde el 22 de agosto y su página oficial (www.fam.mx)  no se ha actualizado desde el 9 de mayo, antes de su final.

Hace poco más de un año, se anunciaba la creación de este circuito como Liga de Football Profesional, y desde el día uno se dudó de la posibilidad de cumplir sus promesas. Hoy, se cuestiona su supervivencia. La mudanza de Pioneros y Tequileros tampoco debería de sorprender. Si se hace una revisión histórica de las grandes ligas deportivas a nivel mundial, la gran mayoría absorbieron equipos de otras más pequeñas antes de su extinción. Sin ir muy lejos, de la extinta All American Football Conference (1946-1949) llegaron los 49ers y los Browns.

De concretarse el pronóstico, la FAM no sería la primera liga profesional de esta disciplina que perece en nuestro país. La Liga Nacional de Futbol Americano Master (LNF) vio su primera luz en 1990, pero luego de malos manejos desapareció en 1996. La FAM presentó un proyecto ambicioso. Se vendió como una fuerte competencia a la LFA. Buscaba un mejor desarrollo de este deporte en México. Sin embargo, en su primer año de vida no han cumplido las expectativas, y las sombras de los problemas financieros que condenaron a la LNF acechan en el horizonte.

“Hace poco más de un año, se anunciaba la creación de este circuito como Liga de Football Profesional, y desde el día uno se dudó de la posibilidad de cumplir sus promesas. Hoy, se cuestiona su supervivencia”

¿Realmente sería lamentable la extinción de la FAM?

Somos testigos un caso de selección natural. Se anunció que tenían un sólido plan de negocios, que crecería al mismo ritmo de la LFA y que eventualmente podrían buscarse juegos interligas y hasta un campeón de campeones. La realidad ha sido otra. Mientras en el emparrillado el nivel de juego es parejo, el lado administrativo no ha sido así. La LFA tampoco se encuentra sin pecado concebido. Uno de los más famosos fue el pago con boletos a los jugadores. Aún así, la LFA ha sabido sortear las dificultades a las que se ha enfrentado y aunque es una realidad que no está ni cerca de otras ligas profesionales en México, todo parece indicar que es un proyecto mucho más fuerte.

¿La muerte de la FAM provocaría un monopolio de la LFA?

No. Aunque ambas ligas cuentan con buenas plazas para este deporte, aún hay muchas que no han ocupado y que representarían un buen mercado, ya sea para una expansión o la creación de una mejor competencia. La península de Baja California, Tamaulipas, Sonora, Guanajuato e Hidalgo son algunos mercados disponibles para el surgimiento de nuevos equipos. Además, aunque la LFA se plantea como el proyecto con mayor posibilidad de ser el principal atractivo profesional de esta disciplina en México, no elimina la posibilidad de la existencia de otras ligas más pequeñas o, incluso, sistemas de granja.

Por último, los rumores de una reunificación ONEFA – CONADEIP permite suponer el aumento de equipos universitarios en México. Esto, sumado al acuerdo de la LFA con la Liga de Futbol Canadiense (CFL), hacen más atractivo el crecimiento del deporte en México. Por ello la extinción de la FAM -aunque lamentable- podría traer consigo un cambio importante para el bien del futbol americano en México.

Categorías:Deportes

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s