Cultura y Arte

La forma del Santo

¿Qué es un monstruo? Lo asociamos con algo de horror, algo anormal, puede ser un híbrido, o un ser humano asimétrico, con cicatrices, ronchas, desproporción en sus facciones, falta de altura, exceso de gordura, mucho de allá, poco de acá. Hay una gran carga negativa alrededor de este concepto, la tradición axiológica de la que no hemos podido escapar.

¿Por qué ir a una exposición de monstruos? Les platico.

The End Steals In. Mark Prent, 2009. Colección Guillermo del Toro.

“En casa con mis monstruos” es la exposición de Guillermo del Toro, cineasta que se ha dado conocer por historias donde los monstruos son menos monstruos de lo que creemos. Desde niño, aprendió a convivir con lo sobrenatural o fantástico, asegura haber visto el fantasma de su tío. En una de las muchas anécdotas que se cuentan en el recorrido, narran el trato que hizo un Memo en sus primeros años de vida con los monstruos que cohabitaban su cuarto. El acuerdo era de una convivencia pacífica, o dicho de otra forma, que no lo asustarán al ir al baño en la noche, a cambio de que en algún momento, él les diera visibilidad. Tal vez era muy temprano para decirles que los llevaría al cine, pero fue la forma de cumplir su promesa. Una vez en pantalla les dio voz para contarnos su historia, narrar desde otro ángulo como se vive lo diferente, lo excluido.

El cadáver de la película Hellboy (2004)
Norman Cabrera, ca. 2002
Colección Guillermo del Toro

La curaduría de Eugenio Caballero convirtió al Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) en la casa de Del Toro. Un lugar acogedor que no teme albergar personajes con historias fantásticas, tal cual como la casa real del director. A Caballero lo conocemos por su dirección de Arte en El Laberinto del Fauno (2006) o por recrear al México de los 70s en Roma (2018). La curaduría tiene tres ejes: el coleccionista, el creador y su contexto. Los ejes conviven en un aire místico pero no de terror. Su colección personal muestra parte de la iconografía detonante de sus mundos. Como creador, invita a lo familiar, utilería de sus películas dispuestas para que como espectador uno quede asombrado al ver a sus personajes favoritos. O sentirte cerca de Hellboy al ver su Good Samaritan en una vitrina. Parte de las piezas de su contexto son prestamos de otros museos que representan parte del imaginario nacional, característica que el director trata de resaltar en cada ocasión “Porque [es] mexicano”.

Izq. Guardián de la Paz. David Alfaro Siqueiros.
Der. El Hechicero rojo. Manuel Manilla. Grabados de Colección Museo Nacional de la Estampa (INBAL)

Las más de 900 piezas son los engranes del imaginario del Del Toro: pinturas de Eyvind Earle, un cadáver, Lovecraft y Poe sentados en El cuarto de lluvia, dibujos de Moebius, autómatas, una carta de Orson Welles a Charles Chaplin, recreaciones de personajes de Freaks (1932) o El Hombre Elefante (1980), La bruja de Goitia, hasta una pintura de James Cameron a lado de un paisaje de Orozco… Podría seguir con el inventario pero prefiero invitarlos a la exposición, al cine de Del toro, a la literatura que cita, a entender a sus monstruos desde sus diferentes dimensiones.

Izq. Cuadernos de bocetos de Guillermo del Toro.
Der. Mandrágora de la película El Laberinto del Fauno (2006).
Colección DDT Efectos Especiales.

“Las películas que amamos son verdaderas biografías emocionales, profecías parciales de lo que somos y de lo que podemos llegar a ser” (Del Toro, 2019).

Del Toro encontró su alma gemela, a temprana edad y en el cine: el monstruo de Frankenstein (Dir. James Whale, 1931). Personaje malinterpretado por su apariencia, pero en el que vio nobleza. Su físico desproporcionado provoco rechazo. La constante violencia a la que estuvo sometido lo empujo a los actos que ya le atribuían. “I wish I was the monster you think I am” dijo Tyrion en aquel épico discurso donde el aura de lo monstruoso generó prejuicios injustos. Así el mecanismo de rechazo y los ciclos de violencia. Los monstruos como metáfora de la Otredad en las historias de Del Toro invitan a practicar la tolerancia. A escuchar y conocer minorías. A abrirse a otros mundos, para cuestionar el propio. Mitigar y discutir las cargas negativas de lo diferente. En casa con mis monstruos es un espacio acogedor, cálido e incita a quitarse la mascara de normalidad, como lo hizo El Santo.

Frankenstein y María. Mike Hill. Colección de Guillermo del Toro.

Sitio oficial: https://encasaconmismonstruos.com/

Boletos disponibles en: https://www.ticketmaster.com.mx/En-casa-con-mis-monstruos-boletos/artist/2637269?tm_link=edp_Artist_Name

Fuentes consultadas:
Del Toro, Guillermo (2019) En casa con mis monstruos. México: Turner.
Del Toro, Guillermo (2013) Cabinet of curiosities: My Notebooks, collections and other obsessions. USA: Harper Design Intl.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s