Sociedad y Política

Un titán en decadencia

Rodrigo González

Estudiante de Relaciones Internacionales. Investiga temas de seguridad, terrorismo y ciberseguridad

No es ningún secreto que Estados Unidos está pasando por una de las peores etapas en su historia, pero uno se debe de preguntar, si este es el país “más desarrollado” del mundo, ¿por qué se está viviendo una crisis tan grave?

Durante las semanas pasadas, Estados Unidos se ha convertido en el tema de conversación para muchos grupos, sobre todo por las tragedias ocurridas en El Paso, Texas y en Dayton, Ohio en donde se perpetraron dos balaceras que resultaron en la muerte de más de 30 personas y decenas más salieron heridos. Lamentablemente, esto se ha vuelto un común denominador en los últimos años, la pregunta es, ¿por qué? ¿Es culpa de Trump? o ¿culpa del entretenimiento?, considero que se trata de algo mucho más profundo que eso: se trata de la estructura de los Estados Unidos como sociedad y como país.

Se ha visto mucho en medios de comunicación que los últimos tiroteos son por culpa del presidente Trump, que los discursos de odio y xenofobia han motivado a más personas a perpetuar dichos actos, pero la realidad es que es al revés; Trump no es la enfermedad, es un síntoma, al igual que lo es el tipo de entretenimiento que sale de la Unión Americana.

Desde hace ya más de 20 años, muchos representantes y gobernadores republicanos han acusado a diferentes cosas de ser la causa en el incremento de la violencia, durante la primera mitad de los años noventa el abogado, Jack Thompson, acusaba al rap de ser la razón por la cual la sociedad había ido en declive. Ahora utilizan movimientos sociales, como en el caso de la republicana Candice Keller, representante de Middletown, Ohio, que acusó a los movimientos LGTB+ de fomentar la destrucción de las familias y los valores “americanos”, o incluso han revivido un debate tan desgastado que se ha vuelto hasta molesto el volver a mencionarlo: el caso de los videojuegos violentos.

La violencia que existe en el entretenimiento, el incremento en los discursos de odio y la elección de representantes extremadamente conservadores sí está relacionado con la situación actual del país, pero como expresiones de la crisis que se vive en el mismo, no como la raíz. Los discursos xenófobos, los grupos extremistas, el resentimiento hacia lo diferente siempre ha existido en los Estados Unidos: desde sus inicios con el veto a los alemanes e irlandeses, durante su etapa de industrialización con los esclavos y hasta la actualidad con los árabes y los latinos. Sin embargo, los niveles de agresión y violencia contra los grupos sociales diferentes a la estructura del statu quo nunca se habían visto en estos niveles, por lo que uno tiene que preguntarse, ¿qué cambió? y la respuesta es que nada en realidad, solo que ahora se está pagando el precio de décadas del estilo de vida estadounidense.

“Trump no es la enfermedad, es un síntoma (…) Los discursos xenófobos, los grupos extremistas y el resentimiento hacia lo diferente, siempre ha existido en los Estados Unidos”

La vida que las películas o historias pintan de Estados Unidos es espectacular, el trabajar en alguna capital importante, correr por los grandes parques, cenar en los restaurantes más exclusivos… en pocas palabras: vivir la gran vida. La realidad es que eso no cuenta ni la mitad de la historia.

La división social que existe en el país es mucho más impactante de lo que uno puede imaginar. Cuando vas caminando en la calle ves la decadencia de la vida, ves una cantidad de sueños incumplidos tan grande que nada más que tristeza y desesperanza llenan tu corazón, sin embargo, lo que más enojo da es que después de tantas décadas de “trabajar” por la igualdad la mayoría de las personas en situación de calle, son afroamericanos o latinos lo que exhibe el racismo que aún está muy latente en la identidad estadounidense.

Muchos argumentan que Estados Unidos sigue siendo uno de los mejores países para vivir por los avances tecnológicos, la facilidad para comprar a bajos precios, el nivel educativo y la calidad del sistema de salud, pero cuando te adentras en el sistema te das cuenta que en realidad no es así; si bien tienen algunas de las mejores universidades del mundo, la forma para acceder implica un precio tremendo, no solo económicamente hablando, sino también social, no es ningún secreto la deuda millonaria que tienen los estudiantes que sacaron un crédito para poder seguir estudiando, y si a esto uno le suma el miedo constante de enfermarse o lesionarse debido a los altos precios de los hospitales y doctores, tienen como resultado una sociedad que vive para trabajar, reduciendo la calidad de la vida.

“Ahora se está pagando el precio de décadas del estilo de vida estadounidense”

La realidad es que, hasta que no se inicie un cambio en la forma en la que la sociedad se mira a sí misma y a aquello que es diferente, no se podrá impedir que atrocidades como las que suceden ahora sigan, porque, implementar medidas más restrictivas contra las armas definitivamente ayudaría, pero mientras no se vea como una crisis social en vez de una de seguridad, siempre existirá alguien que quiera hacerle daño a lo desconocido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s