Sociedad y Política

El problema es Estados Unidos

Roberto Matesanz

Licenciado en Relaciones Internacionales interesado en temas de geopolítica, cultura y fenómenos sociales.

Estados Unidos vivió un inicio de agosto con un fin de semana teñido de sangre, con tres tiroteos masivos en tan solo un par de días. Uno en El Paso, Texas, otro en Dayton, Ohio y por último uno en Chicago -el mismo día que el tiroteo en Dayton–.

Como era de esperarse, los políticos norteamericanos no hicieron mas que culpar a factores arbitrarios en lugar de llegar a la causa primordial de estos acontecimientos.

No, el problema no son los videojuegos como dice Donald Trump. Ciudadanos de todo el mundo jugamos videojuegos. Yo crecí jugando Halo, DOOM, Call of Duty, Mortal Kombat, etc y no, no haría un tiroteo masivo; vaya, no mataría una mosca. Así como yo, existen una infinidad de personas. Por mas de 25 años se han hecho estudios minuciosos sobre la relación entre conducta violenta y los videojuegos. Casualmente han arrojado resultados negativos y sin relación alguna entre las dos conductas.

Lo que nos lleva al siguiente debate eterno de los estadounidenses: El acceso a las armas. Esto es algo difícil de analizar ya que es un factor demasiado politizado, pero solo por estadística (y sin contar suicidios, que es como muchos medios inflan la estadística) la estadística de muertes por armas de fuego es extremadamente baja en Estados Unidos. Es estadísticamente más probable que te atropelle un auto a que te disparen. De dicha estadística, las muertes en tiroteos masivos son prácticamente irrelevantes. Una variable minúscula.

Ahora bien, en el caso de que las armas sean la causa de tantos tiroteos masivos en los últimos años, ¿Por qué en décadas anteriores estos actos no eran tan prevalentes ni -Dios me libre por decirlo- populares?

Haciendo una comparación de números, utilizando la definición de la organización Gun Violence Archive quienes definen un tiroteo masivo como un acto indiscriminado de violencia donde mueran 3 o más personas, en la década de los 90s, aun con el acceso a armas de fuego igual o mayor que hoy en día, solo hubo alrededor de 29 tiroteos. Durante la primera década del 2000 este numero se duplico hasta 65 (sin embargo, la gran mayoría no tuvieron mas que uno o dos víctimas fatales) donde la mas letal fue la Masacre de Columbine. Hay que tomar en cuenta que durante esta década estuvo en efecto la ley de Prohibición de Armas de Asalto, volviendo en teoría más difícil el acceso a armas de fuego.

Ahora vamos al 2019; en lo que va del año ha habido 251 tiroteos masivos. Según el Washington post, entre 1963 y 2018 hubo aproximadamente 163 tiroteos utilizando una definición similar a la del GVA. Entonces, si el acceso a armas no es la verdadera causa, como es evidenciado por los números, entonces ¿Cuál es? ¿No será que la misma sociedad estadounidense y su actual extremismo ideológico en todos los aspectos tienen la culpa?

Desde la época de elecciones pasadas, la sociedad norteamericana no ha podido estar mas polarizada, llueven insultos de lado. Se ha creado una mentalidad de “Si no estas con nosotros eres un enemigo” tanto para los demócratas como para los republicanos. Este fin de semana no puede ser mejor evidencia. Mientras que en El Paso, la masacre la perpetro un supremacista blanco que odiaba a los mexicanos, en Dayton el tiroteo fue realizado por radical de izquierda quien en su cuenta de Twitter promovía movimientos como Antifa y retuiteaba a Bernie Sanders y Elizabeth Warren periódicamente.

Estas son las dos caras de la moneda, una sociedad dividida, donde el diálogo entre los opuestos políticos es inexistente, donde insultar al contrario es celebrado, donde ya la gente no piensa en lo que de verdad necesita su país, sino en llenar una cuota partidista con base en el fanatismo y la ceguera ideológica. Donde los problemas psicológicos están estigmatizados y ver a un terapista es pecado. Donde el “rarito” del grupo es objeto de burlas se promueve que sea apartado de la sociedad cual exiliado.

¿No será que la misma sociedad estadounidense y su actual extremismo ideológico en todos los aspectos tienen la culpa?

El problema no son los videojuegos, ni las armas, ni las películas… El problema es Estados Unidos y su sociedad podrida. Una sociedad degenerada y decadente que se interesa en qué celebridad entró a rehabilitación o quién se acostó con quién en la escuela, que el bienestar de su comunidad.

Maldita la época de la polarización política y malditos los polarizadores. Estados Unidos es el mejor ejemplo de como no se debe comportar una sociedad. Y maldita la hora que en lugar abrir ojos, todos los ciudadanos del mundo están empedernidos en seguir su ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s