Sociedad y Política

¿Nos vamos todos?

Manuel Collazos

Estudió el bachiller en Economía por la Universidad de Lima con especialización en Finanzas. Interesado en temas de Tecnología y Política Internacional

El mensaje de la nación por parte del presidente del Perú, Martin Vizcarra, se da en un contexto de tensiones políticas que aún continúan entre el poder Ejecutivo y Legislativo. Dicha crispación política se viene dando de manera constante a lo largo de estos tres años de gobierno generando entrampamientos políticos que perjudican el avance del país.

Recientemente uno de los principales problemas se ha dado por la reforma política que planteó el poder Ejecutivo al parlamento peruano, convirtiéndose en el principal foco de atención del discurso realizado por el presidente durante su mensaje a la nación el 28 julio pasado.

“Estado no ha tenido la capacidad para establecer una agenda clara y de común conocimiento tanto para el sector privado como para las comunidades”

Otros temas importantes que también se mencionaron en el discurso estuvieron relacionados a economía, minería, infraestructura y lucha contra la violencia de la mujer.

Respecto a la actividad económica, el presidente comentó que se estima que el crecimiento económico para este año sea de 3,5%; además, se enfocó en promover la diversificación productiva, consolidando el desarrollo del sector agroexportador y minero que han sostenido el crecimiento y la generación de empleo en los últimos años.

En esa línea se oficializaron dos planes para el desarrollo de la economía; en primer lugar, se publicó el Plan Nacional de Competitividad y Productividad que está enfocado en nueve objetivos prioritarios y contiene 80 medidas concretas con planes de acción para la próxima década. También se oficializó el Plan Nacional de Infraestructura, con el cual se busca cerrar brechas de infraestructura que alcanzan los 363,000 millones de soles, y tiene como objetivo avanzar a favor de la competitividad del país. En el se priorizan 52 proyectos de alto impacto productivo y social.

Otro punto importante para destacar fue la minería, donde se mencionó que la norma que rige en el sector tiene casi cerca de 30 años de vigencia, y por lo tanto es necesario actualizarla para adecuarla a nuestra realidad. En ese sentido, el presidente planteó proponer un proyecto para una nueva Ley General de Minería.

A pesar de que no puede ser un contexto ideal para proponer una ley de este tipo, es necesario tener presente y poner en agenda este tipo de proyectos, ya que los últimos conflictos sociales relacionados al sector minero han demostrado que actualmente el Estado no ha tenido la capacidad para establecer una agenda clara y de común conocimiento tanto para el sector privado como para las comunidades.

No obstante, el tema más destacado del discurso presidencial fue la presentación del proyecto de ley para adelantar las elecciones generales al 2020. Esta propuesta se da prácticamente en respuesta a la posición que ha tomado el Congreso respecto a la reforma de inmunidad parlamentaria. En virtud de ello, el presidente Vizcarra mencionó que ahora queda en manos del parlamento y dentro del marco constitucional pues se someterá a referéndum. La presentación oficial del proyecto de ley se daría a más tardar esta semana.

Además del anuncio de proyecto de ley, el presidente criticó al Congreso de hacer caso omiso al clamor de la ciudadanía reduciendo únicamente los plazos para el trámite del levantamiento de inmunidad parlamentaria, y que el problema no es solo la demora, sino que las solicitudes de levantamiento vienen siendo rechazadas sin ningún sustento.

Por último, posterior al mensaje presidencial, el análisis inmediato sería cómo este anuncio de adelanto de elecciones podría afectar la economía peruana. Obviamente este anuncio trae consigo mucha incertidumbre en el escenario económico y por ende podría debilitar las perspectivas de crecimiento económico para este año; como para algunos actores del sector privado y la academia, los cuales mencionan que para este año el crecimiento económico se ubicaría entre 0,5% y 0,8% por debajo del crecimiento que estima el presidente que es de 3,5%, y que está más alineado con las perspectivas del Fondo Monetario Internacional.

Por otro lado, en el escenario político, adelantar las elecciones podría dejar muchos cabos sueltos respecto a la implementación de la reforma política ya que nada garantiza que los actores políticos que entren posterior a las elecciones continúen con las reformas o en el peor de los casos no tengan la capacidad para concertar y gestionar, y entremos nuevamente en una etapa de entrampamiento político.

Sin embargo, a pesar de las opiniones que puedan existir respecto a una incertidumbre económica y política, es importante recalcar que la opción que ha planteado el presidente no es descabellada y mas bien demuestra que hay un deseo por parte del ejecutivo para actuar y salir de esta crisis política incluso si es necesario sacrificar sus cargos ya que es momento que los actores políticos pongan realmente en el centro de atención al país y no sigan perjudicando a los ciudadanos.

Categorías:Sociedad y Política

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s