Cultura y Arte

Historia ficticia

Amapola Rangel

Licenciada en Relaciones Multiculturales y Antropología por la UDLAP

Durante años he tenido una pelea constante sobre temas de precisión. Para una amante de la historia, es difícil aceptar que las versiones cambian. Estudiar antropología también me ha hecho entender más a profundidad que la historia, más que un relato de los hechos, es un cuento hecho a la medida de la conveniencia de quien la cuenta. Dicho esto, debo admitir que vi la película de Thor de Marvel creyendo que trataba de mitología nórdica, solo para salir infinitamente frustrada de la ridiculez que hicieron con los relatos que amé de pequeña. Basta decir que la historia que presenta Marvel toma nombres y personajes pero completamente borra relatos y relaciones clave de los mitos.

He visto estos últimos días que la gente anda indignada porque ahora Thor va a ser mujer, o algo así. Mi pleito no es con el relato de Marvel, sino con la arrogancia de escudarse detrás de que “así no es la historia” para desacreditar la nueva narrativa de la compañía de superhéroes.

“Las historias siempre se modifican y es importante entender que dichas modificaciones responden a las necesidades de representación y moral de la época en que son contadas”

Pensemos que Thor era un dios, pero también muy humano. Montaba en cólera y perseguía gigantes para vengar el robo de la cabellera de su esposa. Loki era sabidamente no hijo de Odyn, cosa que juega un papel central en la narrativa de Marvel que hace un drama y resentimiento al descubrirse ese pequeño detalle en la primera película. Entendamos que, incluso los más grandes estudiosos de la mitología y los relatos nórdicos no conocen la absoluta verdad porque son historias que vienen de la tradición oral y, cuál teléfono descompuesto, las versiones cambian y se modifican de generación en generación. Pasa lo mismo con la Iliada, la mitología griega, los relatos de origen mesoamericanos, las Vedas hindúes y una infinidad de etcéteras.

Las historias siempre se modifican y es importante entender que dichas modificaciones responden a las necesidades de representación y moral de la época en que son contadas. Por esto, por el tiempo en que vivimos, podemos tener una Ariel de piel negra, una Thor mujer, un Jesús blanco. Estos personajes responden a su entorno, la cultura la creamos los que la reproducimos.

El problema llega en esta especie de superioridad moral en la que la gente se cuelga para llorar sobre cambios a lo que creen conocer; “Pero es que Thor es hombre, no lo puedes cambiar”, “es que Ariel es pelirroja y danesa, cómo se les ocurre”, “ay, pero si Jesús vivía en Nazareth pues obvio podía ser blanquito porque igual y no le daba el sol en la carpintería”, reclaman indignados. Queridos lectores, todo esto es falso.

Las demandas de inclusión y representatividad causan que las producciones busquen responder para poder posicionarse en el mercado. No están arruinando sus infancias. Yo sobreviví a la existencia de un Thor de Marvel que pasó de ser un admirable dios enojón a un semitorpe superhéroe con caparazón. Entendí, con pleitos de por medio, que no estaban intentando vender historia, y eso estaba bien. Entendamos que las cosas cambian, que la cultura no es estática, y que la historia es un relato siempre creado a conveniencia del narrador. Así es el cine, la mitología, la historia oficial y los hechos del día a día.

Es importante reflexionar sobre lo que nos indigna y preguntarnos porqué. No les molesta que Marvel se desvíe de la mitología porque entonces no verían ninguna película. Les molesta que sea mujer por su machismo internalizado. El problema no es que Disney no le sea fiel a la historia de Andersen, porque nunca lo ha sido. Les incomoda ver a una protagonista que no se apega a sus estándares fenotípicos. No es la historia, porque ni se la saben. Es la forma, porque les incomoda lo que no conocen y a lo que no se está acostumbrado. La historia cambia. Recordemos siempre que al final de cuentas, los hechos también son ficción.

Categorías:Cultura y Arte

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s