Ciencia y Tecnología

El hundimiento del sistema de salud mexicano

Mariana Gómez

Médico Interno de Pregrado por parte de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM)

“El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que bien, y de explicar después por qué no ha ocurrido”.

Winston Churchill.

La crisis en salud en México es tangible. Las instituciones públicas se encuentran en malas condiciones, y no solo hablando de infraestructura. Hospitales de segundo nivel no cuentan con insumos suficientes, hablando desde camillas hasta soluciones parenterales. Durante el año, debido al mal manejo y la importante demanda, se termina el presupuesto para material quirúrgico, lo que representa la cancelación de cirugías necesarias para la población. No hay suficiente personal médico, de enfermería y otras ramas del área en salud necesarios para atender al público.  Puedo hablar de esto no como un mero espectador, sino basado en mi experiencia al trabajar un año dentro del Instituto Mexicano de Seguridad Social, en un hospital regional donde se viven a diario estas situaciones.

Y si esta crisis no es suficiente, gracias a la nueva iniciativa de austeridad, el gobierno actual realizó una reducción al presupuesto que se otorgaba a pasantes de medicina y otras áreas afines. El año de servicio social es el último escalón en la formación de un médico general, donde funge como Médico Pasante del Servicio Social, y se encarga principalmente de atender a la población en áreas rurales, donde no se cuenta con médico. Estas poblaciones son lejanas, de difícil acceso, los centros de salud generalmente no cuentan con insumos suficientes (es decir: medicamentos, material de curación, etc.) por lo que el pasante debe solucionar la problemática del paciente con lo que “tenga a mano”.

“¿Por qué se prefiere reducir el presupuesto aún más, dejando comunidades sin médico y dándole la espalda a profesionistas que han estudiado muchos años y no tienen otra forma de ingreso?”

Al no contar con médico responsable, el pasante asume el papel de director de su centro de salud, llevando la completa responsabilidad que le otorga el cargo.  Su estancia en centro de salud comprende horarios de 10 horas laborales, 6 días a la semana, pernoctando dentro de las mismas instalaciones de lunes a viernes, y atendiendo las urgencias que se presenten durante la noche.

Debido a estas condiciones en el cual el pasante es ya un trabajador dentro del sistema nacional de salud, se otorgaba un apoyo económico el cual iba desde 600 hasta 3mil pesos mensuales para solapar gastos de traslado y comida. La reducción al presupuesto a pasantes, eliminó más del 45% de becas otorgadas.

¿Esto cómo le afecta al país?

El primer lugar, debido al recorte de presupuesto, la Secretaría de Salud redujo el número de plazas ofertadas a los pasantes en el mismo porcentaje de reducción de presupuesto, lo cual representa que a nivel federal el 45% de centros de salud rurales no contarán con médico pasante a partir del 01 de Agosto de este año, fecha en la que inicia un nuevo ciclo de ingreso al servicio social. Si antes la población no contaba con médicos suficientes para atender sus necesidades, ahora habrá menos personal de salud en áreas rurales, incrementando tasas de morbimortalidad en comunidades alejadas.

Hablando de un ejemplo en particular, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, debido a la reducción de plazas, tuvo que gestionar plazas en hospitales particulares, centros de investigación, y centros de salud urbanos, todas estas por supuesto sin beca para el pasante, y descubriendo plazas en áreas rurales pues ya no se puede costear al pasante. Siendo una universidad pública, la mayor parte de su alumnado proviene de otros estados, lo que representa la renta de un departamento y todos los gastos que conllevan vivir lejos de casa, los cuales eran en parte solventados con dicha beca, pues los médicos pasantes no cuentan con sueldo fijo ni ninguna otra forma de ganar dinero.

En lugar de apoyar a profesionales de la salud, nuestro gobierno actual prefiere gastarse el presupuesto en beisbol, apoyos económicos para migrantes que transiten el país, y NiNis.

La problemática en salud es tan grande que no contamos con suficientes médicos, la gente se enferma y muere de patologías que pudieran ser controladas o prevenibles.

¿Por qué se prefiere reducir el presupuesto aún más, dejando comunidades sin médico y dándole la espalda a profesionistas que han estudiado muchos años y no tienen otra forma de ingreso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s