Expresiones

Somos

«A room of one’s own»by nina ahn is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

por Ricardo Sierra

De como apagué mi lengua con un charco

Segunda Parte

Te has desprendido de mí y ahora eres el alma que danza con el mundo, el alma que le hace el amor al mundo, el alma que nada, come y marcha junto con el mundo hacia el horizonte, un horizonte que empieza a llenarse de arreboles, de manchas de colores que van creando y construyendo con las manos de todos, un nuevo cosmos, un nuevo plano, una nueva consciencia. Ya no eres yo, ya no soy tú, ya no somos nosotros, somos ahora: tú y yo.

La lombrices y gusanos terminan por devorar la última pizca de conciencia que me queda… Ahora, que has callado, te recuerdo, borroso, lejano, como un cantar que se pierde con la música que trae el viento y de los cientos y cientos de pueblos que se reúnen junto con los árboles y los animales, los ríos y los astros. Estoy desnudo, no siento frío ni calor, siento solamente la energía recorriendo todo mi ser, todo lo que soy y fui cuando estaba contigo.

Ahora solo queda de ti un rastro de flores, de insectos y tierra mojada. Aparto a los insectos y escarbo entre pétalos y tallos, encontrándote, sola, hermosa y amarilla. Un girasol que resplandece ante la oscuridad que se avecina. Los árboles, animales, ríos y astros se han alejado, es preciso alcanzarlos.

Te coloco en mi sombrero, como insignia de que jamás nos olvidaremos, que ha donde yo vaya tú me servirás de ejemplo, de guía, de estela en la noche más turbia y oscura.

«Un paroxismo nos invade y gritamos, aullamos a todos los vientos que nos acompañan».

Corremos. Corremos. Y vas dejando un rastro amarillo en el viento, alcanzamos al carnaval del mundo y sentimos en nuestras profundidades el correr de las aguas de todas las montañas y todos los mares. Un paroxismo nos invade y gritamos, aullamos a todos los vientos que nos acompañan. ¡Ilumínate, ilumínate de inmenso, ilumínate como el cielo, como las calles de tu ciudad abandonada, como los caminos alumbrados hacia una tierra lejana…! Gritamos.

El horizonte se abre y ahora nos recordamos mutuamente, nos recordamos que somos luz y viento, agua y tierra, fuego y caverna.

Somos vida, nos acompaña la muerte, somos la corteza del árbol más fuerte, la ola más grande que inunda los valles, somos las flores que nos rodean y las luces que caen del cielo alumbrando el camino, el camino ya recorrido, el camino que estamos recorriendo y los caminos que quedan y quedarán por recorrer, hasta que la muerte, fiel compañera, nos ponga la mano en el hombro y nos pida descansar…

Ríos que corren y se llevan nuestra historia para regar semillas. Los árboles echan raíces, los astros se alinean y el sol sigue brillando con la hermosa Sandra, sobre hogueras, cantos y danzas eternas.

Cierra lo ojos y siente. Somos fuego. Somos agua. Somos viento. Somos luz y somos sombra. Somos piel y huesos. Cabello y color. Rizas y putrefacción.

Somos tú, somos yo, somos todos y cada uno de nosotros un todo. Yo soy todo, todo soy yo. Ella, él, tú y yo.

Categorías:Expresiones, Sin categoría

Etiquetado como:,

1 respuesta »

Responder a Pippo Bunorrotri Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s