Sociedad y Política

Belleza

por Franco Escobar

Muchas cosas nos pueden parecer bellas: Obras de arte, edificios, música, sonidos, las estrellas en el cielo, el rostro de una persona y mucho más. A pesar de que la belleza no es algo tangible y puede ser algo diferente para cada quien, algunos podrían decir que su existencia depende de patrones, simetría, colores, matices o de las emociones que nos provocan, y que puede haber un consenso sobre lo que es bello y lo que no.

De hecho, nuestros antepasados más antiguos creaban herramientas y objetos simétricos que no necesariamente estaban diseñados así por su practicidad. Por ejemplo, los patrones mayas, la arquitectura griega y algunas herramientas de piedra o hueso. Se argumenta que el poder identificar cosas simétricas y de buena vista era algo útil para distinguir el alimento nutritivo del podrido, para hacer predicciones del clima y evaluar la seguridad de los alrededores o incluso para elegir a una pareja sexual sana. Por ello, nuestra habilidad de identificar y reproducir dichos objetos cumplía entonces con una función de supervivencia y reproducción.

“Nuestra concepción de la belleza pudo haberse desarrollado inicialmente como una herramienta para sobrevivir y reproducirnos en la naturaleza”

Sin embargo, muchos hemos dejado aquel mundo rodeado de naturaleza que es “bella” en sí misma, para poder diseñar y construir los lugares (ciudades y edificios) en donde vivimos. Tenemos la libertad de decidir cómo queremos que luzcan nuestros alrededores y los objetos que usamos día con día. Seguro tienes ahora mismo alguna taza especial, foto/pintura o adorno cerca de ti. Y es que nuestra relación con la belleza ha hecho que nos disguste la monotonía, la fealdad y la simpleza a grado tal que pueden afectar nuestra salud.

Un estudio realizado en dos hospitales encontró que los pacientes que se encontraban en cuartos, o salas, en donde abundaba el arte y los colores tuvieron un proceso de recuperación más rápido que aquellos pacientes en edificios grises y sin chiste. En promedio, la recuperación se reducía en dos días por paciente quienes también tenían un menor consumo de medicamentos para el dolor.

Otro estudio le pidió a pacientes con Alzheimer calificar varias pinturas según su belleza. Una semana después, cuando los pacientes ya habían olvidado lo visto y lo vivido, les pidieron nuevamente calificar y ordenar las mismas pinturas. Al comparar los resultados, los pacientes calificaron las pinturas de la misma manera en ambas ocasiones. Sugiriendo que nuestra concepción de lo que es bello no requiere de la memoria y que tal vez se encuentre predeterminada en nuestros cerebros.

Finalmente, otro estudio encontró que la belleza de la ciudad en que vivimos es tan importante como el tener una dieta balanceada, hacer ejercicio, o el tener una familia y amigos que nos den cariño para generar un buen desarrollo de nuestras funciones cognitivas, un mejor estado de ánimo y un mayor bienestar en general. En este estudio usaron sensores en la piel que medían los niveles de estrés y las reacciones emocionales a nivel cerebral causadas por la mera presencia de edificios y diferentes paisajes urbanos.

En otras palabras, nuestra concepción de la belleza pudo haberse desarrollado inicialmente como una herramienta para sobrevivir y reproducirnos en la naturaleza. Ahora, quizás siga teniendo la misma función más el valor añadido de ayudarnos a manipular y moldear los entornos artificiales que hemos creado. Ella parece ser un concepto tan importante para nosotros los humanos que incluso una persona con Alzheimer puede recordar lo que es bello una y otra vez en el mismo orden, a pesar de que no pueda recordar ni su propio nombre, en dónde se encuentra o lo que hizo el día de ayer.

Nota: A pesar de lo romántico o informal que pueda sonar este debate, hay una cantidad inmensa de estudios científicos que se han hecho sobre la belleza, su relación con los humanos y sus consecuencias a corto y largo plazo en nuestras vidas. También hay una cantidad inmensa de estudios sobre su historia y evolución. Al pie de este artículo puedes encontrar los estudios mencionados en el texto y un enlace final que enlista muchos otros artículos de la academia al respecto.

FUENTES

Pacientes en hospitales y belleza

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5328392/

Haz clic para acceder a ArchHealthEnv.pdf

Alzheimer y belleza:

https://www.researchgate.net/publication/270397381_The_Memory_of_Beauty_Survives_Alzheimer’s_Disease_but_Cannot_Help_Memory

Listado de varios estudios sobre belleza, felicidad, historia y más: https://sites.google.com/view/kgssourcesbeauty/startseite

Categorías:Sociedad y Política

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s