Sociedad y Política

Tres minutos de discusión puede predecir el futuro de una relación

por Franco Escobar

Si vemos a una pareja y escuchamos su conversación, a veces pensamos que podemos predecir si seguirán juntos por mucho tiempo, o si terminarán separados en algún momento. Muchas veces auguramos el futuro de esa relación con plena confianza en nuestro propio juicio. Tal vez, nos basamos en qué tan felices se ven juntos, en los tonos de voz durante la conversación, en sus expresiones faciales, en la compatibilidad de sus personalidades y otros factores. Sin embargo, nuestros juicios no son exactamente lo más objetivo del mundo y por lo tanto… ¿Qué tanto podemos confiar en estas predicciones?

John Gottman puede predecir el futuro de una relación con los tres primeros minutos de una discusión en pareja. En su estudio, se recolectó la información de 124 recién casados. Se les aplicó un examen conocido como el Marital Adjustment Test (MAT), que mide la satisfacción de ambas personas en la relación y se les mandó un cuestionario individual para recolectar información demográfica y de salud.  Después, estas parejas tuvieron que asistir a 43 sesiones de laboratorio anualmente durante tres años, para luego darles seguimiento desde casa por otros 6 años.

Las sesiones de laboratorio consistieron en grabar con audio y video una discusión en pareja que fuese fuente de conflictos o desacuerdos frecuentemente. Se les pidió recordar el problema, explicar sus puntos de vista y conversar al respecto durante 15 minutos. Al final, se les pidió ver el video y calificar sus actitudes, sus emociones y las de sus respectivas parejas.

Los videos fueron analizados utilizando computadoras que codifican las emociones expresadas con el tono de voz y las expresiones faciales por cada segundo de la conversación. Es decir, cada segundo del video fue etiquetado con un código emocional (positivo, negativo, o neutral) según las expresiones faciales y los tonos de voz de ambos sujetos individualmente. Algunas de las emociones positivas son: mostrar humor, afección y e interés. Algunas de las emociones negativas son: mostrar disgusto, desprecio, dominación, enojo y actitud defensiva.

Ya con todo el video codificado, los 15 minutos de conversación fueron divididos en segmentos de tres minutos. En cada segmento se hizo la suma y resta de los códigos positivos y negativos, y la suma total se utilizó para pronosticar el futuro de las parejas. Las estimaciones se pueden hacer con los 15 minutos del video entero, generando altos niveles de precisión, pero basta con los primeros 3 minutos para tener un nivel de precisión suficiente. Sin embargo, estas predicciones son hechas con códigos, sistemas y computadoras. ¿Y entonces qué hay de nuestros juicios personales?

Otro estudio realizado por Rachel Ebling utilizó los mismo videos de tres minutos elaborados por Gottman y se los mostró a 177 personas para ver si ellos podían predecir el futuro de las parejas de la misma manera que los algoritmos lo hicieron. Divididos en grupos, algunos de ellos tenían matrimonios largos y felices, mientras que otros eran largos pero infelices. Algunos eran recién casados y otros recién divorciados. Algunos eran terapistas profesionales de pareja y otros eran investigadores maritales académicos. Algunos eran pastores religiosos y otros eran estudiantes universitarios. Uno pensaría que aquellos con mayor experiencia y entrenamiento harían mejores predicciones que los demás, pero no.

            En promedio, todos los individuos de los diferentes grupos, tuvieron más o menos la misma tasa de precisión en sus predicciones. Aquellos con entrenamiento y experiencia no fueron necesariamente mejores que los demás al augurar el futuro de las parejas. En promedio, cada sujeto tuvo una tasa de 54% de precisión en los aciertos de sus predicciones (tirar una moneda al aire hubiera sido una tasa del 50%).

            Podríamos concluir que nuestras predicciones sobre el futuro de las parejas que juzgamos son probablemente incorrectas. No importa si estudiamos psicología, si somos terapistas, si llevamos años de casados o divorciados, o si somos padres de una iglesia. Bien podríamos echar un volado para llegar más o menos al mismo resultado. Sin embargo, hay tecnologías y sistemas de codificación de emociones que sí pueden hacer predicciones con tasas de hasta 90% de precisión.

Nota: Si te interesa tomar un test sobre satisfacción marital (en Inglés), lo puedes encontrar en un enlace al pie de este artículo. De igual manera, puedes encontrar los estudios realizados por Gottman y Rachel Ebling.

Fuentes:

John M. Gottman. (1999). Predicting Divorce among Newlyweds from the First Three Minutes of a Marital Conflict Discussion. ProQuest Psychology Journals. (pp. 293-301).

Haz clic para acceder a Carrere-Gottman1999-Predict-divorce-in-3-mins.pdf

Rachel Ebling. (2003). Who Are the Marital Experts? Journal of Marriage and Family (pp. 130.142). http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.864.1108&rep=rep1&type=pdf

Marital Adjustment Test (MAT): https://backend.fetzer.org/sites/default/files/images/stories/pdf/selfmeasures/Self_Measures_for_Marital_Satisfaction_MARITAL_ADJUSTMENT_TEST.pdf

Categorías:Sociedad y Política

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s