Ciencia y Tecnología

Cucarachas y nosotros

por Franco Escobar

Todos actuamos diferente cuando estamos solos y cuando hay una audiencia que nos observa. Por ejemplo, un músico muestra distintos resultados al ensayar en un cuarto aislado y el día del concierto con todos los espectadores. De igual manera, si te pido realizar operaciones matemáticas, resolver acertijos, o alguna otra actividad, tu desempeño dependerá en gran medida de si te encuentras solo o si te están viendo tus amigos, familiares, jueces u otros desconocidos. Entonces, ¿Cuándo mostramos lo mejor de nosotros? ¿La presencia de una audiencia favorece nuestro desempeño porque nos anima y por nuestro deseo de impresionar a otros? ¿O lo perjudica al ponernos más nerviosos y ser una distracción?

            La respuesta es que depende. Algunos estudios han encontrado que la presencia de otras personas mejora nuestro desempeño si la actividad es sencilla y mecánica. Por ejemplo, si me piden recitar el abecedario lo más rápido posible, seguramente lo haré mejor cuando haya personas observando, puesto que he recitado el abecedario tantas veces que ya he mecanizado dicha tarea y será sencillo impresionarlos. Cuando estamos solos, al contrario, tenemos pocos incentivos para dar lo mejor de nosotros en una actividad tan simple.

Por otra parte, la presencia de otros afecta negativamente nuestro desempeño cuando la actividad es compleja y requiere pensamiento crítico y creativo. Por ejemplo, si me piden recitar el alfabeto al revés y mencionando una palabra que inicie con cada letra, seguramente lo podría hacer más rápido sin la presión de una audiencia. Su mera presencia representa estrés, distracciones y presión, que bloquean la creatividad y la concentración.

            Este fenómeno se conoce como facilitación social y algunos científicos se han preguntado si es una cualidad exclusiva de los humanos, o si también existe en otros animales. Y efectivamente, hay estudios que han experimentado con ratas, palomas y gallinas, obteniendo resultados similares. Es posible que tú mismo puedas pensar en tu mascota desempeñando ciertas actividades de mejor o peor manera cuando sabe que está siendo observada. Sin embargo, un estudio experimentó con cucarachas para determinar si la facilitación social se encuentra presente en los niveles más elementales y básicos de cognición. Uno no pensaría que a las cucarachas les importa el ser observadas.

            El experimento fue conducido de la siguiente manera: Se reclutaron varios sujetos (cucarachas “Blatta orientalis”), quienes fueron puestos en cajas oscuras a una temperatura agradable de 23 grados celsius y fueron alimentados con pedazos de manzanas peladas antes del experimento, para asegurar un buen estado de salud. Luego, se diseñó un aparato que a veces funciona como pista recta (fácil de escapar, con un único camino), y a veces como laberinto en forma de cruz (difícil de escapar, con una sola salida, pero diferentes caminos). Considerando que los sujetos son fotosensibles, se utilizó iluminación para estimular e indicar el momento de correr y buscar el escape. En algunos casos, los sujetos estaban siendo observados por una audiencia de otras cucarachas, y en otros casos debían completar el circuito solos. Se tomó el tiempo a todos los sujetos.

¿Resultados? Cuando las cucarachas tenían que correr en línea recta, la presencia de las otras cucarachas en la audiencia mejoró el desempeño de los sujetos, mientras que sin la audiencia presente les tomaba más tiempo llegar al final. En una tarea simple, la audiencia mejora el desempeño. Cuando las cucarachas tenían que buscar la salida, tomar decisiones, explorar y recordar los caminos, la presencia de una audiencia perjudicó el desempeño, puesto que en soledad les tomaba menos tiempo encontrar la salida. En una tarea compleja, la audiencia afectó negativamente el desempeño.

            Así es, las cucarachas, al igual que nosotros, parecen tener cierta programación para reaccionar a la mera presencia de otros individuos en determinadas situaciones y dependiendo de la dificultad de la tarea a realizar. Sin embargo, puesto que no somos cucarachas y somos capaces de mecanizar ciertas actividades complejas, es posible que lleguemos a dominar habilidades que requieren mucha creatividad, práctica y pensamiento crítico para que la presencia de otros ya no perjudique nuestro desempeño.

Nota: Uno de los autores más reconocido en este campo es Robert Zajonc y puedes encontrar el experimento con cucarachas en los recursos al pie de este artículo con imágenes y otros recursos.

Referencias

Robert Zajonc. (1969). Social Enhancement and Impairment of Performance in the Cockroach. https://fermatslibrary.com/s/social-enhancement-and-impairment-of-performance-in-the-cock

Robert Zajonc. (1965). The attitudinal effects of mere exposure.

Haz clic para acceder a Theattitudinaleffects_2360_.PDF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s