Sociedad y Política

Mujeres en oferta

Martha María Montes de Oca

Politóloga por la UDLAP. Activista e investigadora en temas de feminismo y proyectos sociales.

Actualmente la trata de personas es considerada una forma de violencia de género; de acuerdo con organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Asociación Nacional contra la Trata Humana en la Sociedad (ANTHUS), entre muchas otras, del 100% de las víctimas de en la industria comercial sexual 99% son mujeres y niñas.

La trata de personas funciona de la siguiente forma: se promociona o facilita la entrega de una persona, está última es reclutada con engaños,  con  violencia física o moral, el principal componente es que se ejerce abuso de poder sobre ella; cuando es entregada a una tercera persona la víctima es sometida a explotación sexual, trabajos forzados, esclavitud, servidumbre, extirpación de órganos o tejidos.

México es un país que exporta, importa y transita mujeres y niñas.

Puebla y sobre todo Tlaxcala es bien conocido por ser centro de tráfico sexual; gracias a la organización Comisión Unidos contra la Trata sabemos que había 5 mil personas involucradas directamente con tratar personas en Tenancingo (Tlaxcala) y más de 30 mil en otros pueblos cercanos en el 2015.

ANTHUS posiciona la trata de personas como el 3er negocio ilícito más redituable, señala que cada 3 minutos desaparece una víctima por este delito y que 90% de ellas nunca son rescatadas.

El problema de la trata y tráfico de mujeres tiene muchos aliados que permiten que suceda con tanto éxito desde hace muchos años en el mundo, en México, en Puebla y Tlaxcala.

Los gobiernos y su problema de impunidad encabezan la lista, son bien conocidos los lugares donde es sencillo pagar por una mujer o una niña para tener relaciones sexuales con ella y las autoridades a pesar de tener tantos casos abiertos no terminan ninguno. Dentro de Tlaxcala la convivencia entre policías, presidentes municipales y “padrotes” es muy común y normal.

La sociedad tiene una gran contribución también, la discriminación de género, la violencia intrafamiliar, las relaciones de dominación y el pensamiento de la subordinación hacia las mujeres que es culturalmente aceptado son algunos de los ejemplos.

Hemos deshumanizado y normalizado muy gravemente el tema de pagar por una mujer o por una menor de edad.

“México es un país que exporta, importa y transita mujeres y niñas”

No pondré punto final al tema, solo puntos suspensivos y retomaré en siguientes textos el problema desde una perspectiva más humana y social.

Segunda parte

Escribo desde el enojo y coraje de saber que todos los días siguen desapareciendo mujeres, el sentimiento de impotencia nace del miedo de no saber si mañana podría desaparecer una mujer cercana a mí; pero el origen de todos estos sentimientos se debe al saber que el negocio de trata y explotación de mujeres en México parece crecer de forma muy rápida.

Es importante visibilizar lo doloroso que es saber el grado tan alto de vulnerabilidad que sufren las mujeres en México. Un día salen y ellas, simplemente, no regresan.

“Las explotan sin su consentimiento y las obligan a realizar trabajos que no pidieron y que no quieren”

El delito de traficar mujeres y niñas puede parecernos muy lejano y que es casi imposible que formemos parte de él; sin embargo está a nuestro alcance más de lo que pensamos.

Pensamos que los casos de mujeres que han sido reclutadas sin su consentimiento para explotar su cuerpo, solo suceden en lugares lejanos pero no aceptamos que está en todos lados, está en los “tables” donde acuden hombres que piden a niñas menores de edad para pagar y tener relaciones sexuales con ellas, está en los negocios nocturnos donde se ofrecen diferentes tipos de mujeres que han sido sometidas a formas inhumanas para estar listas y tener relaciones con un sin número de hombres, está en las niñas que son casadas a la fuerza desde los 12 años… está en realidad en todos lados.

Existe una situación de emergencia y es la trata de mujeres, son los negocios ilícitos donde las explotan sin su consentimiento y las obligan a realizar trabajos que no pidieron y que no quieren.

Éste estado de emergencia por prevenir la desaparición y trata de niñas y mujeres está muy ligada a la situación que viven en casa, a buscar con desesperación una mejor situación económica, a querer salir de los problemas familiares o ser víctimas de violencia en sus casas.

El empoderamiento infantil y femenino es el primer paso para detener este problema, si las niñas y mujeres se sienten seguras de ellas mismas y conocen todas las opciones que hay en sus vidas, entonces podrán elegir sin presiones sus futuros. Las campañas contra la trata de mujeres y niñas son cada vez más grandes, los operativos en busca de mujeres que fueron víctimas de este delito siguen funcionando, pero no son suficientes y existen muchos Estados en México y otros países donde prefieren no ver y seguir consumiendo mujeres.

Si has estado en una situación cercana o dudas sobre algún lugar donde haya víctimas de trata, no dudes y busca a una de las tantas organizaciones que se dedican a erradicarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s