Sociedad y Política

Cierra de calidad para el TLCAN

por María Paula Aguilar

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sigue en renegociación, la incertidumbre se mantiene. Esta semana es de suma importancia ya que se tiene como límite el 31 de mayo para entregar un acuerdo que pueda ser ratificado en el Congreso estadounidense.

En su composición actual con mayoría republicana, de lo contrario el proceso se postergaría a 2019, después de las elecciones legislativas. Más allá de esto, no lograrlo nos haría sujeto de aranceles con respecto al aluminio y el acero.

Por otro lado, en días anteriores, Donald Trump hacía declaraciones sobre lo “mal acostumbrados” que Canadá y México están en términos de peticiones y concesiones en el marco de las exigencias presentadas, sin embargo, el panorama es el siguiente: nos enfrentamos a un Estados Unidos que como negociador ha demostrado poca flexibilidad para tratar temas centrales y no solo eso, a un Estados Unidos que está librando guerras comerciales con otros países, es decir, que tiene su atención dividida.

Pese a esto, el escenario no es tan gris ya que México no está mal acostumbrado, sino que ve este ejercicio en términos de modernización buscando los mayores beneficios, esto con una marcada distancia de la amenazante narrativa estadounidense. A pesar del carácter y explosividad de Donald Trump, que son factores centrales en la conducción de estas reuniones, los contrapesos estadounidenses comienzan a hacer su trabajo.

Está ya muy claro que el TLCAN es un tema eje en el discurso político de Trump más que en la agenda de acciones concretas y viables a llevarse a cabo. Es también importante salir del esquema en el que se pinta a todos los republicanos como fieles seguidores de las propuestas del presidente, pues muchos de ellos han liderado movimientos pro-TLCAN. De hecho, un sondeo de POLITICO/Morning Consult muestra que, en proporción, por cada demócrata que apoya el TLCAN hay dos republicanos.

Es importante analizar este panorama pues a pesar de que Donald Trump pertenece a ese partido, este ha estado históricamente a favor del libre comercio, incluso el mismo sondeo nos muestra que en áreas urbanas un 82% de personas que se identifican como republicanas están a favor de esta renegociación mientras que, en las zonas rurales, mantienen una aprobación considerable de 68%. Es decir que Trump debe iniciar la búsqueda por un nuevo antagonista si quiere mantenerse en el poder.

” n términos reales es una propuesta poco viable y poco benéfica para cualquiera de las partes porque todos ganamos con este tratado”

Cuando inicia su gobierno, retira a Estados Unidos de manera tajante de tratados como el Acuerdo de París, la membresía a la UNESCO y recientemente del Acuerdo Nuclear con Irán, sin embargo, ha amenazado con terminar el TLCAN desde que era candidato y como presidente se ha mantenido a los tres países en un proceso intenso de negociación que lleva ya un año.

La razón de porque sigue ofreciendo un escenario de una América del Norte sin libre comercio, es muy sencilla, es un discurso que favorece sus aspiraciones políticas a través de la idea de que castigará a aquellos que se han aprovechado de la riqueza de Estados Unidos. Sin embargo, como se ha demostrado a lo largo del proceso y como más estadounidenses confirman cada día, en términos reales es una propuesta poco viable y poco benéfica para cualquiera de las partes porque todos ganamos con este tratado.

Por lo anterior, lamentablemente para Trump, su partido no está de acuerdo y no seguirá en esta línea, situación que ha demostrado a través de sus senadores, pero también de gobernadores en estados fronterizos como es el caso de Greg Abott en Texas.

De vuelta en México, Ildefonso Guajardo secretario de economía, comparte la prospección de 40% de probabilidad de tener listo un acuerdo para antes de las elecciones en México y aumenta a un 80% antes de las elecciones estadounidenses en diciembre. Es ahora importante destacar que la conducción de estas negociaciones debe mantenerse en línea con los intereses del Estado mexicano buscando, en palabras de Guajardo, un “cierre de calidad” y evitar caer en la tentación de seguir los pasos de Trump y responder a intereses partidistas/electorales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s